A pesar de que el 2010 es un año de elecciones en el Congreso de los Estados Unidos y de que la administración del presidente Barak Omaba tiene tareas pendientes como las reformas de salud, educación y empleo, muchas organizaciones a favor de los inmigrantes se muestran optimistas sobre la aprobación de una reforma migratoria antes de que termine el año.  Más de 12 millones de indocumentados que hay en el país, esperan que el Presidente –en su segundo año en la Casa Blanca– apoye una reforma migratoria que los legalice. Pero no hay que olvidar que el gobierno no está pasando por su mejor momento. Según una encuesta reciente de CNN, el 48% de los estadounidenses piensan que la gestión de Obama es un fracaso, mientras que un 47% asegura que ha sido un éxito.

Voces de apoyo
 “Nosotros contrario de lo que se piensa en Washington, creemos que sí es viable la reforma”, dijo Rafael Prieto de America’s Voice, una organización que lucha por la reforma migratoria. “La Casa Blanca ha dicho que tiene la intención de estar en el debate, lo han dicho varios senadores que creen que durante la primavera se presentará un proyecto de ley. Creemos que esto puede ir andando”.

En su último discurso, el Presidente dijo que debemos continuar el trabajo de arreglar nuestro sistema dañado de inmigración para reforzar nuestras fronteras, velar por el cumplimiento de nuestras leyes y asegurar que todos aquellos que se acojan a las reglas puedan contribuir a nuestra economía y enriquecer a nuestra nación. Recientemente, el congresista por Illinois, Luis Gutiérrez, presentó una propuesta de ley para ser discutida en el Congreso. Por su parte, Xavier Becerra, congresista por California, asegura que también trabaja en un proyecto de ley bipartidista, necesario para la aprobación de una reforma migratoria.

Prioridades
Para el Presidente lo primordial es que se apruebe uno de sus proyectos banderas: la reforma de salud, la cual ha estado en discusión desde hace un año y que no encuentra el apoyo bipartidista.  Luego, la agenda presidencial la componen la reforma educativa, la financiera y en algún punto la migratoria. “Resolver nuestro sistema de inmigración salud es la clave para nuestra economía. Hacemos un llamado al Congreso para que trabajen juntos en una solución bipartidista para el pueblo americano. Nosotros estaremos pendientes para trabajar con el Presidente y con el Congreso para una buscar una solución bipartidista”, dijo Ali Noorani, director ejecutivo del Foro de Inmigración Nacional con sede en Washington. El actual Congreso tiene once meses para terminar de aprobar las propuestas pendientes. Cabe señalar que en noviembre son las elecciones y quizás algunos de los actuales legisladores ya no estarán, es por eso que los activistas y organizaciones a favor de los inmigrantes hacen un llamado para que este año se encuentre una solución que beneficie a la comunidad inmigrante indocumentada.

Información cortesía de Conciencia News

Dirija sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes