El Primer Mandatario hondureño, Juan Orlando Hernández, habló acerca de la crisis humanitaria de los niños centroamericanos en la frontera

Los presidentes de Guatemala, El Salvador y Honduras llegaron a Washington D.C. para tratar el tema de los niños centroamericanos que han salido de esos países para buscar refugio en los Estados Unidos.

En una entrevista para Noticias Telemundo, el periodista José Díaz-Balart habló con el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández sobre este asunto en particular.

José Díaz-Balart (JDB): Presidente, hoy se reúne con su homólogo estadounidense, también con los otros dos presidentes centroamericanos que han venido a reunirse en Washington. ¿Qué específicamente van a abordar, y qué esperan sacar de esta reunión de hoy?

Juan Orlando Hernández (JH): Bueno… lo que hemos venido trabajando los presidentes de Guatemala, El Salvador, Honduras y nuestros equipos es cómo atender el problema que tiene que ver con este abrupto crecimiento de la emigración hacia Estados Unidos y particularmente de los niños. Queremos que Washington reconozca que una Honduras con violencia a raíz de las drogas… una Honduras sin oportunidades, una Honduras sin crecimiento económico… es un alto costo… y un riesgo enorme para Estados Unidos. Por el contrario, una Centroamérica y una Honduras en paz con crecimiento económico es una gran inversión para Estados Unidos. En consecuencia, queremos debatir sobre eso porque el tema es cómo resolvemos la crisis de los niños en primer lugar… pero también cómo resolvemos el problema en la raíz.

JDB: Y de eso hay que hablar porque el problema si no se mide de la raíz va a continuar. Vamos a hablar de esta oleada de niños. Principalmente… que desde octubre se ha visto un aumento gigante en el número de niños llegando a este país sin sus padres. La Casa Blanca ha dicho que está considerando un plan piloto para que dentro de Honduras… los Estados Unidos pudieran establecer una forma de que estos niños pudieran dentro de Honduras pedir entrada a los Estados Unidos como refugiados, sin tener que ir a través esa horrorosa odisea que tienen que hacer para llegar a este país.

JH: Mire… ante la enorme expectativa que puede causar eso, yo quisiera hablar sobre eso si fuera una posición ya concreta y oficial.

JDB: ¿A usted le han hablado…? ¿La Casa Blanca le ha dado algún detalle?

JH: Nada. Y más bien quiero aprovechar esa pregunta para decir que una de las causas por las que los coyotes perversamente han abusado de la necesidad humana… de la reunificación de la familia… es por la falta de claridad, por la ambigüedad en la política migratoria. También el debate sobre la reforma migratoria de alguna manera causó que hubieran muchas expresiones de las cuales los coyotes se agarraron o tomaron para desinformar a la gente y decirles, “Si usted viene con un niño en brazos a los Estados Unidos, yo lo llevo y la van a recibir”. Cuando sabemos que no es así. Y sabemos también que el interés del niño cuando sus padres están aquí debe prevalecer. Yo quiero decirle al pueblo americano… los niños que vienen de Centroamérica no son delincuentes, son seres humanos. Son seres humanos que vienen con ese deseo natural de reunificarse con sus padres. Ustedes son padres y saben lo que uno siente cuando uno está con sus hijos. Por eso yo quiero que se pueda hacer la diferencia. Además, es un principio de derechos humanos.

JDB: Pero, Presidente… su país también tiene una responsabilidad de cuidar a estos niños, de crear elementos en esa sociedad para que un padre no sienta que vale la pena poner la vida de ese niño en riesgo para que salga de Honduras, Guatemala o El Salvador.

JH: Y asumimos la responsabilidad. Pero su país, aquí en los Estados Unidos, es el más alto consumidor de drogas y lo que ocurre con eso es que ustedes lograron resolver el problema de separar la violencia del consumo de droga, y para muchos oficiales públicos aquí, el problema es si eso es un tema de salud, pero ¿qué es para nosotros en Centroamérica? Es un tema de vida o muerte. Y mire… se produce en el sur, no en Centroamérica. Se consume en el norte. Nosotros estamos en el paso, y repito porque es bueno que todos lo comprendamos. Una faceta de este gran monstruo es el tráfico de drogas, pero otra cara del mismo monstruo… tráfico de personas, tráfico de armas de Estados Unidos hacia América del Sur o Centroamérica.

JDB: Sí.

JH: Y lo otro son los dólares que regresan. Y ese monstruo tiene su pie aquí en jurisdicción estadounidense y en Centroamérica. O sea que todos somos responsables. Asumámoslo.

JDB: Presidente, muchísimas gracias.

JH: Gracias a usted. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes