Existe un sentimiento de desesperación entre los que han vivido en los Estados Unidos por varios años, al no poder realizar el sueño americano a pesar de que haber estado formando carreras, estableciendo negocios, criando hijos y trabajando duro para ser buenos ciudadanos. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos por legalizar su situación en este país, muchos se encuentran con puertas cerradas debido a retrasos en los procesos, consejería legal inapropiada y falta de soluciones de acuerdo a su situación migratoria.

Aunque el Presidente Obama está dispuesto a tratar el tema de la reforma migratoria, no es fácil mantener la esperanza mientras se realizan redadas en los lugares de trabajo, haya escasez de números para tarjetas verdes, y el proceso de solicitudes de legalización sea difícil y prolongado en el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS).

Por ejemplo, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) declaró que habrá 1,000 nuevas auditorías para que los empleadores cumplan con los procedimientos al contratar trabajadores. También, la Oficina de Detección de Fraude y Seguridad Nacional (FDNS) del USCIS ha iniciado el nuevo programa de auditoría de visas profesional H-1B para evaluar el cumplimiento de los requisitos H-1B por parte de los empleadores.

Esta inseguridad hace que la reforma migratoria sea vista por muchas personas como una ley positiva que cambiará sus vidas. La misma afectará a las familias, las comunidades y las empresas.

¿Qué factores debe incluir una reforma migratoria?
El Representante Luis Gutiérrez (IL), que en mi opinión es uno de los campeones en esta lucha, ha listado varios asuntos fundamentales que deben ser resueltos en caso de que se concrete una reforma migratoria. Algunos de ellos son:
• Un camino hacia la legalización.
• Un control de las fronteras más firme y adecuado.
• Un sistema renovado para verificar el estatus legal de los trabajadores, y de este modo evitar la explotación de inmigrantes indocumentados.
• Crear un mejor sistema de visas para trabajadores que se ajuste a las actuales necesidades económicas y laborales.
• Crear un mejor sistema familiar para mantener a las familias unidas.
• Proteger los sueños de los jóvenes con el “DREAM ACT”. Mediante esta ley se otorgaría la residencia permanente a muchos jóvenes estudiantes que han sido criados en los Estados Unidos, pero que son indocumentados.

Existen muchos otros asuntos que deben ser resueltos para poder crear un sistema de inmigración humanitario y justo. Una reforma migratoria solidaria debe ser la prioridad de esta nación para mantener a las familias unidas, proteger la fuerza laboral y ayudar a los que lo merecen.

Todos los que hemos logrado el estatus legal debemos presionar a nuestros representantes en el Congreso para pelear por nuestras familias y comunidades. Recuerde, cuando una reforma migratoria solidaria tome efecto, asegúrese de estar protegido y contar con una representación adecuada.

Esta información se provee sólo como referencia. Si necesita consejería legal o tiene un problema legal crítico, le aconsejamos que consulte a un abogado o un experto en este tema.

Cristina Pérez es una abogada de inmigración de prestigio y un personaje mediático reconocido internacionalmente. También es fundadora de Pérez González, un bufete de abogados especializado en proporcionar consejería profesional en derecho civil, leyes de inmigración y leyes que involucran a negocios.

Para más información la puede contactar en: [email protected] o llamando al (818) 550-8300.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes