El uso de cubrebocas pasó de ser obligatorio a “altamente recomendado” por las autoridades de salud. El tiempo dirá si fue una decisión correcta

Desde el viernes 12 de junio el uso de cubrebocas en espacios exteriores donde se pueda aplicar el distanciamiento social ya no será obligatorio en el Condado de Orange. La nueva reglamentación fue emitida por el oficial interino de salud pública, el doctor Clayton Chau; así lo dice una nota publicada en patch.com. 

De cualquier forma, el uso de cubrebocas sí será “altamente recomendado” dentro de tiendas, durante las compras y para los trabajadores esenciales. “Quiero ser claro. Esto no disminuye la importancia de usar cubiertas faciales. Estoy con los expertos en salud pública y creo que usar mascarillas faciales ayuda a frenar la propagación del Covid-19 en nuestra comunidad y salvar vidas», dijo Chau, según una nota del New York Post.

La medida ocurre luego de la renuncia de la funcionaria anterior, la Dra. Nichole Quick, quien enfrentó protestas y hasta amenazas porque el mes pasado hizo obligatorio el uso de cubrebocas, incluyendo la oposición de algunos miembros de la Junta de Supervisores.

«Quiero mantener eso en efecto (el uso de cubrebocas) no solo para proteger al público sino a los trabajadores», dijo la Supervisora del Condado Lisa Bartlett. «Hay ciertos negocios en los que no se pueden aplicar los seis pies de distanciamiento social. Creo que el público en general se sentiría más cómodo sabiendo que los negocios están tomando esas precauciones adicionales cuando no pueden distanciarse socialmente».

Conforme más negocios abren sus puertas en este condado, la vuelta a la normalidad sigue avanzando; en las calles se puede ver a más gente sin cubrebocas, pero obedeciendo las medidas de protección que siguen implementado algunos establecimientos, como tiendas y supermercados.

Por otro lado, hay quienes mantienen cierto grado de preocupación por los nuevos casos de coronavirus debido a las aglomeraciones en las recientes protestas sociales y al relajamiento de las medidas para quedarse en casa, lo que ha derivado en más personas en la calle y visitando los establecimientos comerciales que habían estado cerrados. EC