Esperanza Zepeda es una de las miles de caras que ha superado al virus. Hablamos con ella y otros sobrevivientes del Covid que comparten su experiencia

La Universidad John Hopkins indica que hay más de 170.000 muertos tan solo en Estados Unidos a causa del Covid-19. Pero son muchos más los casos de personas que han salido bien libradas del contagio. Y representan una mayoría abrumadora y gente de todas las edades. El Clasificado contactó a algunos sobrevivientes del Covid para contar que hay esperanza después del virus.

La historia de tres sobrevivientes del Covid

Esperanza Zepeda tiene 87 años de edad y pensó que el virus acabaría con su vida. Sus problemas de diabetes y presión alta complicaron mucho las cosas cuando se contagió, pero por suerte ha vivido para contarlo. Doña Esperanza, que vive en la ciudad de Los Ángeles, cuenta que el domingo 28 de junio comenzó a sentir síntomas de gripe que más tarde resultaron ser la confirmación del coronavirus. “Para el martes que nos dijeron que tenía el virus fue cuando empezó la pesadilla”, comentó su hija Lucía en una conversación telefónica. 

Al tercer día del diagnóstico tuvieron que llamar a los paramédicos porque se le bajó mucho la presión. La hospitalizaron y estuvo internada durante 7 días. “Me dio mucho miedo. Pensé que me habían ido a dejar allí y se habían olvidado de mí. Pero poco a poco me sentí mejor y creo que la fe que tengo en Dios fue lo que me ayudó más”, dijo la propia Esperanza con voz de ánimo y ganas de conversar.

Lucía dice que ahora su mamá les advierte a todos que se cuiden. “Nos dice que debemos cuidarnos y usar cubrebocas. Ella no sale a ningún lado, pero dice que cuando haya una vacuna le encantaría salir otra vez”.

Rosa Aguirre también superó al Covid
Rosa Aguirre también superó al Covid.

Rosa Aguirre dice que en ningún momento tuvo miedo pese a haber dado positivo del Covid-19. “Tenía fe de que Dios me iba a sacar de esta”, dice esta asistente de ventas de 41 años. “Creo que en parte es porque no estaba buscando en internet para saber más de los síntomas. Si lees mucho le añades una parte de miedo a la situación y yo preferí evitarlo”.

Aguirre, que vive en Anaheim, asegura que lo suyo comenzó con fiebre y que después tuvo síntomas “adicionales” como dolor de espalda y dolores de cabeza continuos durante varios días. “Después me quedé sin olfato y gusto, y ahí es cuando supe que tenía el virus”.

Después de haberlo superado, cree que es importante comportarse como si todo el mundo tuviera el virus. “Hay que mantener la distancia”, explica. “Yo no pensaba así. Se me olvidaba la máscara de vez en cuando, pero ahora creo que tienes que tener precaución. Y si tienes los síntomas, no entres en pánico, toma fluidos y aléjate de la gente”.

Tibisay Martínez con sus mascotas
Tibisay Martínez con sus mascotas.

Tibisay Martínez estaba en el trabajo el pasado 31 de julio cuando se empezó a sentir “medio extraña y con escalofríos”. Después, al llegar a casa de su trabajo, un banco de Las Vegas, sintió calor interno, preludio de la fiebre que le dio después. Martínez, de 33 años, tiene la teoría de que se contagió por manejar dinero en el banco. No se pone guantes por tener que detectar billetes falsos y cree que por ahí se coló el virus.

Esta joven latina dice que tuvo “escalofríos, fiebre y dolor de cuerpo, tos seca pero fuerte, además de dolor de cabeza, mareos, náuseas y vómitos. Fueron intensos, algo horrible. No me lo quitaba ninguna pastilla y los mareos no me dejaban salir de la cama. Lo peor fue la presión en el pecho, que duró cinco o seis días, porque no me dejaba respirar”.

Martínez dice que no es algo traumático sino que “se pasa miedo por no saber si vas a dejar de respirar. Hay que tomárselo en serio, pero no es el fin del mundo. Lo importante es que he sobrevivido y que estoy bien”. EC

Portada del ebook de EC con el tema de las historias positivas del CovidPara ver más temas relacionados al lado positivo de la batalla contra el coronavirus, descargue gratis el e-book de El Clasificado de esta semana.