El actor de 50 años reconoce que no supo del malestar de Katie Holmes hasta cuando ya era demasiado tarde
Redacción EC | 9 de abril de 2013

Pese a su leyenda de gran conquistador y mujeriego empedernido, Tom Cruise aún tiene mucho que aprender de las mujeres. Según ha reconocido el actor protagonista de películas como “Misión Imposible” y “Top Gun”, se encontró con un divorcio que no se esperaba. Es su primera declaración al respecto tras casi un año de silencio y de distanciamiento con la que fue su tercera esposa, la también actriz Katie Holmes, la madre de su única hija natural y la que decidió romper la relación por un buen puñado de motivos que aún nadie ha querido confirmar.

Pero lejos de tomárselo con pesadumbre o sensación de drama, el protagonista de “Oblivion” —la próxima película que estrenará el de Nueva York— ha indicado con cierto sentido del humor a un canal de televisión alemán que “la vida es un reto” y que pese a tener 50 años no tiene encarriladas las cosas, ni mucho menos.

“Cuando cumples 50 y piensas que todo está en orden, de repente te golpea algo como esto y te das cuenta de que la vida es así”, dijo el célebre actor, que pese a dar la cara sobre su divorcio, no quiso ir más allá y dar explicaciones sobre los verdaderos motivos del final de su matrimonio tras cinco años de unión.

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes