Los ojos de Cheryl Sarkisian denotan experiencia y sabiduría, ajenos al resto de la fachada que desde hace años se mantiene intacta, indiferente al paso de los años. No parece que tenga 64 años ni que hayan pasado 47 desde que se presentó al mundo de la mano de su futuro marido, Sonny, para cantar en un escenario. 

Pese a todo, a Cher no le pesa lo vivido ni le cansa seguir dando espectáculo. Dice después de diez años de ausencia en la gran pantalla, que su encuentro con Steve Antin para rodar “Burlesque” —junto a Christina Aguilera— le ha devuelto las ganas de hacer más cine, aunque no lo haga ni mucho menos para ganarse la vida.

Lo suyo, dice con el tono grave característico, es la música, los escenarios que ha vuelto a pisar durante tres años consecutivos con su espectáculo permanente en el Caesars Palace de Las Vegas. Aún, y con el bisturí siempre de su lado, asegura que le queda cuerda para rato.   

Una década después, ¿cómo se siente de nuevo rodando una película?
Después de esta experiencia, creo que me gustaría hacer más películas otra vez. Stanley Tucci fue una de las razones por las que disfruté mucho del rodaje, además de compartir tiempo con chicas jóvenes de menos de 30 años. Christina también fue especial.

¿Qué sabía de Aguilera antes de “Burlesque”?
Nada. No la conocía, pero estaba al tanto de su música.

Han pasado 30 años entre usted y ella musicalmente hablando. ¿Reconoce en algo esta industria musical de aquella?
No tienen nada que ver. Es irreconocible. Cuando yo empecé, había una situación cambiante de gente que escribía su propia música, la producía y la presentaba. Era un momento emocionante.

¿Y ahora?
Es una situación horrible, difícil y triste. La piratería está matándolo todo. La gente solía comprar un álbum y ahora sólo se llevan lo que quieren de un disco. Y las compañías están tan nerviosas, que no ayudan a promocionar a jóvenes talentos. Es muy diferente, no hay una atmósfera tan feliz como antes. Está pasando lo mismo con los DVDs.

Esta película dice en su eslogan que hace falta una leyenda para crear una estrella. ¿Cuál fue su leyenda a seguir?
Estaba fascinada con actrices antiguas, pero no canté como nadie en particular ni seguí a nadie en ese sentido. Yo sonaba más como Paul McCartney que con los registros de una voz de mujer (risas).

¿Qué le queda por hacer en la gran pantalla?
No lo sé. Creo que todo está hecho en cine.

Decía en una entrevista reciente que todavía siente miedo delante de una cámara. ¿Es cierto?
Siempre siento que no voy a poder con el papel. Siempre me da bastante miedo y me acerco mucho a lo que soy como persona. Debería separarme más de mí misma, buscar papeles que me asusten más. De toda mi carrera, creo que lo más complicado que he hecho en mi vida fue “Máscara”, porque al director no le gustaba y yo misma no me sentía lista para el papel de protagonista.

¿Hasta dónde llegará su carrera cinematográfica, o no lo ha pensado de forma tan específica?
No imagino que este vaya a ser mi último trabajo. Es todo lo que puedo decir. No hago películas para ganarme la vida, sino por el placer de expresarme.

¿Y cómo hace para mantener la motivación? ¿No se cansa?
Era como decirle a Picasso que no pintase más porque ya había hecho bastante. Siempre hay algo que expresar.

¿No le molesta la indiferencia de Hollywood hacia mujeres de su edad?
Es lo que es y siempre va a ser así. Es mejor no patalear. No estoy segura de que todas las mujeres tengan una historia interesante que contar. Estamos tan enfocadas en la juventud, que es difícil que nos presten atención.

¿Qué ventajas le encuentra a envejecer?
Ninguna. No las hay y punto. No es divertido, ni mejor, digan lo que digan.

Si pudiera volver atrás el reloj de su vida, ¿dónde lo detendría?
Volvería a los 40, que sin duda fue mi mejor época. Fue un año increíble porque estaba con el mejor novio que he tenido, hice una película y todo me salió bien.

¿Le molestan entonces los achaques de la edad?
No es que me esté quejando de mi edad ahora mismo. Me lo paso muy bien y tengo una vida plena, pero si me preguntan si prefiero tener 64 o 40, la respuesta es obvia. Me gusta ser joven.

¿Cómo hace para mantenerse en forma? ¿Se machaca mucho?
Siempre he hecho mucho ejercicio, así que no es nada nuevo. Lo hago cinco días a la semana. Lo que procuro es cambiar de actividad para no aburrirme. Ahora estoy jugando al tenis en la Wii, que es muy divertido y me hace correr como una loca por todo el gimnasio. Tampoco caigo en las dietas especiales, sino en no comer demasiado.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes