Mariluz González. Los Angeles | 29 de septiembre de 2011

 

Ya es una tradición que cada año la Placita Olvera se llene con el aroma y el sabor del mole, una de las delicias gastronómicas de México que en esta ocasión enfrenta a dos de sus mejores exponentes: el mole poblano y el oaxaqueño.

 

“No se pierda la oportunidad de poder saborearlo en sus distintas variedades”, dijo Pedro Ramos, el fundador de este evento que el año pasado atrajo a más de 20,000 visitantes que se dieron gusto probando los ricos platillos que se presentaron.

 

Además de las 13 principales versiones de mole, este año se han añadido otras opciones, sin contar con el platillo invitado que serán los Chiles en Nogada. También habrá música, bailes regionales y entretenimiento para todos.

 

Ramos nos dice que este certamen gastronómico anual se ha caracterizado por traer el verdadero sabor del mole desde Puebla y Oaxaca. “Igual que como en el pueblo de donde vienen nuestras simientes, como lo hacían nuestras abuelitas, con el sabor de las pasas, de las galletas de animalito, del plátano macho, del chile ancho, de las almendras, del clavo… solo por nombrar algunas de las tantas especies que olía cuando era un niño y corría de forma traviesa no sin antes probar los ingredientes que mi abuelita Micaela le ponía al rico mole”, recuerda el fundador del evento.

 

Los asistentes a esta nueva edición de la popular “Feria de los Moles”, que por cuarto año consecutivo se llevará a cabo en la Placita Olvera en el centro de Los Angeles, tendrán la oportunidad de compartir esa tradición de primera mano, contando con muestras de uno de los platos que constituye una de las piedras angulares de la cocina mexicana, provenientes de 7 regiones de México.

 

Ramos lleva esos sabores grabados en su memoria gustativa, pero esos sabores están firmemente tejidos en la cultura popular, en los afectos y en las celebraciones de los grandes y pequeños momentos de la vida mexicana. “Si había una boda, quince años, primeras comuniones o algún bautizo, seguramente contrataban a mi abuela Micaela o a la Sra. Kailita –como le decían de cariño–, para que hiciera el tradicional mole poblano”, asegura el organizador.

 

“La feria enfrenta a dos de los estados mexicanos más ricos en gastronomía, con sus siete regiones. El año pasado, la cocina mexicana fue nombrada por la UNESCO patrimonio de la Humanidad”, asevera Ramos y agrega que además de las 13 principales versiones de mole, este año han añadido otras opciones.

 

Sin embargo, la estrella será ese plato que ha adquirido tantos colores y variedades en la tradición culinaria de México y más allá de sus fronteras, como otra bandera ¡pero de sabor!

 

“Es tan rico el olor del mole que invita a saborearlo, depende como lo prefieran ya sea picosito o dulcito, aguado o espeso cada quien tiene su receta. Inclusive aunque sea de la misma región, cada cocinera tiene diferente sazón” –afirma Ramos. “Me preguntan que cuál es la receta original y digo que no hay receta original, porque es muy variada.

 

La Feria de Los Moles Puebla vs. Oaxaca se llevará a cabo el próximo domingo 9 de octubre, de 10 a.m.- 7:00 p.m. en La Placita Olvera. La entrada es gratis y podrá comprar rica comida a precio accesible.

 

Los participantes de la feria podrán degustar una amplia gama de comida en puestos donde los vendedores estarán dispuestos a compartir sus conocimientos de la gastronomía mexicana, mostrando una gran variedad de sabores del mole, un sabor que representa la riqueza y diversidad de la cultura mexicana y la cocina, que combina su esencia indígena y su ascendencia española. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes