La hispana estrena “The Getaway”, una cinta de acción junto a Ethan Hawke

Luca Verne. Los Angeles | 23 de agosto de 2014

No hay verano sin una cinta de acción que pretenda volverse única, y “The Getaway” parece querer ser candidata a ese simbólico galardón, un thriller de acción con Ethan Hawke al volante y Selena Gómez de acompañante en un bólido que debe llegar hasta un secuestro con un cruel villano detrás.

La cinta recuerda de alguna forma a otras muchas de acción, con un poco de cada una y suficientes elementos como llamar la atención en taquilla. Hay un poco de “Drive” en ella, por la destreza del conductor al volante, y algo de “Gone en Sixty Seconds”, por los coches que aparecen, e incluso de “Speed”, aquel thriller de acción de 1994 con Sandra Bullock al volante y Keanu Reeves en una situación crítica, puesto al límite por un psicópata del que se escucha más la voz que lo que se le ve el rostro en el transcurso del filme.

El protagonista es Brent Magna, un piloto profesional de carreras que sigue las instrucciones del secuestrador de su mujer, una misteriosa voz que termina por ser el padre de Angelina Jolie, Jon Voight.

Aunque empieza el recorrido solo, por esas cosas de la vida —o de Hollywood más bien— termina acompañado por una joven señorita conocida como The Kid, a la que da vida la joven latina Selena Gómez.

Esta chica resulta ser una experta en computadoras y en tecnología punta, lo que ayuda a que Magna llegue hasta su destino sin cometer errores ni dejarse atrapar en ningún momento, siempre con el frenesí a cuestas y la adrenalina como inspiración.

Aunque el director se ha tomado determinadas libertades, el largometraje es un remake de un clásico de 1972 que llegó a los cines con el mismo nombre, esta vez con un grande como Sam Peckinpah tras las cámaras (“Straw Dogs”) y con dos nombres de mucho peso para la época, Ali McGraw y Steve McQueen, casados durante cinco años en la vida real.

A Hawke le ha tocado, en esta ocasión, emular a McQueen, y no deja de llamar la atención el hecho de ver a un actor como ese en semejantes menesteres, lejos del género romántico con el que muchos le relacionan, especialmente tras la trilogía que acaba de completar junto a la actriz francesa Julie Delpy. Soplan nuevos tiempos para el americano. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes