Rendez-Vous de Pablo Olmos
Rendez-Vous de Pablo Olmos

Pablo Olmos Arrayales aspira a ser una de las voces de futuro del cine de México. Su ópera prima, Rendez-Vous, es un primer paso sólido, un thriller que ha sido parte del festival Hola México de Los Angeles

Pablo Scarpellini. Los Angeles

Decía Pablo Berger que en una película suele meter uno todas sus obsesiones, como en una paella. Y a Pablo Olmos Arrayales (Ciudad de México, 1976) se le nota que tiene unas cuantas. En su ópera prima, Rendez-Vous, se perciben influencias derivadas de su amor confeso por el cine clásico y por el cine de autor. No solo se ha decantado por un thriller para inaugurar su filmografía sino por una cinta rodada en plano secuencia y en blanco y negro, para mayor dificultad. El resultado es “una montaña rusa” de la que, como en la vida real, es casi imposible bajarse durante todo el trayecto.

El filme, que ha pasado estos días por el festival Hola México de Los Angeles, cuenta la historia de Lili (Helena Puig) y Eduardo (Antonio Alcántara), dos jóvenes que se encuentran en el DF en una cita por internet. Desde el principio se puede intuir que la cosa va a acabar mal, aunque el desenlace resulta imprevisible.

Rendez-vous

 

¿Por qué una película en plano secuencia y al mismo tiempo en blanco y negro? ¿No le resultó una apuesta arriesgada desde un punto de vista comercial? 

Es la inocencia que se disfraza de valentía. Pensé que podía hacer una película en un solo plano de forma muy rápida, pero luego vimos que no era tan fácil. Era una producción independiente, personal, y eso limitaba mucho los días de rodaje. Pero quería que la técnica estuviera justificada por estar viviendo una historia en tiempo real. La narrativa hace que te olvides de la cámara. También es una decisión estética.

¿Y lo del blanco y negro? 

Soy muy cinéfilo. Me fascina la década de los 30, los 40, el cine mudo. Hitchcock está presente en la historia de guión, y al ser mi propio productor tenía la ventaja de que nadie me iba a cuestionar. Me acordé de lo que le dijo Orson Welles a Peter Bogdanovich: ‘Si quieres un clásico inmediato, ruédala en blanco y negro’.

La acogida del público ha sido muy positiva. ¿Le sorprende siendo su ópera prima? 

Ha sido muy sorprendente porque la película nació de la necesidad de hacer algo rápido y nunca pensé que tuviera tan buen recibimiento. Estrenamos en uno de los festivales de terror más conocidos del mundo, Mórbido en Ciudad de México, y ganamos el premio del público. La cinta ha estado en Osaka, Francia, Reino Unido, España, Perú, Brasil, creo que porque el tema es universal. Todos podemos tener poder una cita por internet y que se empiece a torcer. Nos han dicho que es muy original, y eso me alegra mucho.

¿Logró meter cortes en la película o es lo que se ve, filmado sin parar? 

Está hecha en una sola toma, pero fueron tres semanas de ensayo para que los actores se pudieran memorizar todo. Era ese día o nada, si no no teníamos película.

Su filme me hizo pensar en Birdman, en la “Roma” de Cuarón. ¿Quienes han sido sus influencias? 

Gracias. Me daba valor tener referencias de los grandes maestros mexicanos. Son un mundo aparte. A nivel de influencia técnica me inspiró Roman Polanski, Fritz Lang, Otto Preminger y obviamente, Akira Kurosawa. Estudié más bien esa apuesta de cine clásico. Pero tengo muy presentes a Alejandro (González Iñárritu) y a Alfonso (Cuarón).

¿Qué momento atraviesa el cine mexicano actual? 

Hay mucho talento y muchas formas de hacer películas en México. Sin embargo, creo que el thriller y el terror están poco explotados. Nos estamos inclinando más por la comedia romántica. Me refiero al cine comercial. Por eso yo quería proponer algo distinto, original, de mi propia impronta.

¿Cuál es su aspiración ahora tras este primer largometraje? 

Siempre he consumido cine donde había un director detrás, alguien que mueve los hilos. Si estos grandes maestros del cine mexicano nos han abierto la puerta yo quiero recoger el testigo, dejar el nombre de México en alto y ser la siguiente voz, y no lo digo desde la arrogancia, sino desde la responsabilidad. Ahora voy a dirigir el remake en Estados Unidos y espero que eso nos siga abriendo puertas. Me gustaría que mis películas tengan un sello, con eso me conformo.

Pablo Olmos, director de la película
Pablo Olmos, director de la película
Anuncios de interés en Los Ángeles