Tom Cruise es el protagonista de la que debe ser la película más taquillera del fin de semana

Luca Verne. Los Angeles | 15 de abril de 2013

Las cintas de ciencia ficción parecen haber entrado en una nueva dimensión, con las novelas gráficas en pleno furor y con mundos nuevos por descubrir que Hollywood parece estar abrazando, conceptos como “Oblivion”, de Joseph Kosinski.

Se trata de una cinta de largo alcance, una superproducción de acción con Tom Cruise a la cabeza y un reparto considerable. Ambientada en 2073, narra la historia del comandante de marina Jack Harper (Cruise), uno de los pocos habitantes de la Tierra que vigila el desolado planeta tras una invasión alienígena 60 años atrás. Parte de su misión es extraer los escasos recursos que quedan, desplazándose en una especie de residencia flotante a miles de metros de la Tierra.

Durante su inspección de rutina, Harper se topa con una joven de 22 años que le trae recuerdos de su vida anterior a la guerra y la destrucción. Además es capturado por un miembro de la insurgencia liderada por Malcolm Beech (Morgan Freeman), descubriendo que no estaba tan solo como pensaba y metiéndose en no pocos líos.

Es una idea que durante años se ha estado gestando en la cabeza del director estadounidense, un concepto futurista que el responsable de “Tron Legacy” sabía que podía llegar a buen puerto con el guionista adecuado y con dosis suficientes de convencimiento en los estudios de Hollywood.

Curioso resulta el hecho de la casa más afín a Kosinski, Disney, compró los derechos de la novela gráfica pero después terminó por renunciar al proyecto por no ser apta para familias, como inicialmente tenían previsto. El hecho de tener que hacerle demasiados cambios al guión provocó el divorcio entre las partes y la entrada de Universal en escena, asumiendo el riesgo que supone una inversión millonaria de semejantes características, 100 millones de dólares en total para sacarla adelante.

Sin embargo, Kosinski cree que lo novedoso del tema puede ser clave para que funcione bien en taquilla, como en su momento sucedió con Avatar y las criaturas azules de “Avatar”, el largometraje de James Cameron. “Hay que enseñarle al público cosas que no hayan visto antes”, apunta el director de “Tron Legacy”, que también avisa de que “aunque la gente dice que quiere algo nuevo y original, también quieren saber qué se están llevando”. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes