A los 77 años Harrison Ford estrena The Call of the Wild, la enésima versión del clásico de Jack London, esta bajo el sello de Fox tras la adquisición de Disney

Puede que Han Solo dijera sus últimas palabras tras el cierre de la saga Star Wars en diciembre, pero a Harrison Ford aún le queda cuerda para rato. En verano comenzará el rodaje de la quinta parte de Indiana Jones y ahora estrena The Call of the Wild, una nueva versión cinematográfica del clásico de Jack London. Su ambición, a los 77 años, es seguir hasta donde le alcancen las fuerzas.

Ford hace de John Thornton, un buscador de oro que se topa con Buck, un cruce de San Bernardo con Collie escocés. Juntos viven una aventura por Alaska y el norte de Canadá, con mucho CGI y efectos visuales de por medio. Sin ser El Padrino II, el filme da para hablar de naturaleza, de cambio climático, de la relación entre perros y el hombre y de la importancia del cine para toda la familia, que no es poco.

Mi madre me hizo leer The Call of the Wild cuando era pequeño. ¿Qué le hacían leer a usted? 

Es una buena idea que se lo hiciera leer. Es un gran libro. Yo lo leí por primera vez cuando estaba en el instituto. Era parte del currículum. Cuando me ofrecieron el proyecto tuve la oportunidad de releerlo y explorarlo. Hay verdades esenciales en él.

Esta es una cinta netamente familiar, alejada de sus registros habituales. ¿Cuál fue la atracción?

Para mí era la oportunidad de hacer una cinta para la familia. Ahora tengo nietos y estoy seguro de que estarán contentos de que haga esto para ellos. Es cierto que durante mi carrera me he alejado de las cintas familiares, pero he tenido la suerte de hacer filmes que pasan de generación en generación. Me han presentado ante nuevas audiencias.

¿Le tira más ahora hacer películas tranquilas, por decirlo así?

Siempre he estado inclinado a hacer distintos tipos de películas, pero no recuerdo que me hubieran ofrecido algo como The Call of the Wild y por eso acepté.

Me contaba en una entrevista en Montana hace años que le tira más la naturaleza que la ciudad. ¿Ha cambiado algo en ese aspecto?

Crecí en ciudades pero siempre he sentido una fuerte atracción por el campo, y más a medida que me fui metiendo en trabajos de conservación del medio ambiente. Me hizo más consciente de la importancia de la naturaleza con respecto a lo que no podemos generar los humanos, cosas como aire limpio, agua fresca, cultivos, futuros remedios botánicos… te das cuenta de que dependemos de la naturaleza. Ella no necesita gente pero la gente sí que la necesita.

Y aún así la ponemos en jaque.

Lo hacemos por nuestras estructuras políticas, por la capacidad de persuasión de la industria de los combustibles fósiles. Pero creo que las nuevas generaciones nos están empujando hacia un cambio, hacia reconsiderar. Hay consenso en el hecho de que estamos en un punto crítico. O cambiamos o vamos a sufrir las consecuencias.

En este filme se establece una relación idílica entre el hombre y el perro. ¿Ha experimentado algo parecido con sus animales?

Creo que sí porque he tenido muchos perros en mi vida. He tenido perros con los que podías hablar y que sentí que te entendían. Recuerdo uno que recogí en una perrera. Me lo dieron con un trozo de cuerda alrededor del cuello y nos fuimos. Nunca opuso resistencia, ni al salir de allí ni cuando le dije que se subiera a mi coche. Supe que había un entendimiento y algo difícil de explicar.

En verano rodará la quinta entrega de Indiana Jones. Además ha cerrado ciclo con Star Wars y ha hecho la secuela de Blade Runner. Parece que le quedan pocas metas por cumplir en el cine. 

No he terminado mi labor en absoluto. Soy muy ambicioso. Quiero seguir haciendo cine el tiempo que me sea posible. No tengo intención alguna de retirarme. No creo que fuese bueno para mí.

¿Los motivos?

No tendría una meta ni estaría centrado en pensar en cosas importantes.

¿Qué le parece el fenómeno Parasite?

Creo que es crítico que haya ganado el Oscar una película extranjera. Tenemos que entender otras culturas. La xenofobia que estamos experimentando en otros países, el ascenso del nacionalismo en otras partes del mundo, no han traído nada positivo.

También fue una victoria para el cine de autor frente a la invasión de las franquicias.

Creo que hay espacio para las dos cosas. Pero he visto películas que he disfrutado mucho este año, debo decir, cintas como The Two PopesKnives Out y una docena más que ahora no recuerdo. Adoro las películas y aún me sigue gustando ese viaje en el que no puedo anticipar lo que va a pasar. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles