• Es un deber de todos aplicar la teoría de las 3Rs: reducir, reutilizar y reciclar. Si en cada hogar se llevarían a cabo estas tres acciones de manera cotidiana, las comunidades gozarían de un medio ambiente menos contaminado y por lo tanto, más saludable.
 
• Una acción trascendental en el cuidado del medio ambiente es el reciclaje. Cada hogar posee un recipiente para recoger todo lo que puede reciclarse. Los padres deben enseñar a sus hijos sobre los materiales que se reciclan y podrán hacer una práctica encargando a los pequeños la responsabilidad de reciclar los materiales que se tienen diariamente en el hogar. En cuanto a los aparatos eléctricos y electrónicos, se deben contactar los sitios públicos que reciben estos artefactos en forma gratuita para reciclarlos. Además, las familias pueden participar en las ferias de reciclaje que se organizan en algunas ciudades y aprovechar para que sus hijos aprendan sobre el reciclaje y disfruten de las actividades de entretenimiento que acompañan a estas campañas.

• Otra actividad importante para proteger el medio ambiente es el manejo adecuado de artefactos de desecho peligrosos como el aceite, pintura vieja, pesticidas, baterías y más. Hay entidades públicas que publican gratuitamente folletos con las instrucciones para manejar adecuadamente estos materiales. Sin embargo, hay sitios de acopio ilegal de materiales tóxicos, los que deben ser descubiertos y denunciados por el peligro que representan al contaminar el medio ambiente natural. Otros artículos como los muebles, los vehículos, las partes de autos, y los materiales de construcción, también constituyen artefactos que muchas veces son desechados en forma inapropiada.

    La mejor manera de proteger el medio ambiente que nos rodea es educar a la comunidad sobre la responsabilidad de reciclar, recolectar la basura apropiadamente y manejar en forma adecuada los materiales de desecho que contaminan el ambiente.

Compartir

Más artículos de interes