Stephanie comenzó a practicar atletismo durante el noveno curso casi por accidente, ya que al acabar la temporada de baloncesto todas sus compañeras corrían para mantenerse en forma y Stephanie las acompañaba. Uno de los entrenadores aconsejó a la joven que por sus características tal vez debería entrenar para cross country (modalidad atlética que se practica en áreas y caminos naturales).

Ahora Stephanie adora correr y ha llegado a ganar alguna que otra importante competición representando a su escuela durante los dos años que lleva practicando este deporte. Ha batido varios récords y ha sido mencionada en varias publicaciones.

Pero su afición por el cross country no la ha impedido seguir con sus estudios regulares. Ha obtenido máximas calificaciones durante los últimos dos años y medio y su media (GPA) es 4.545. Siempre ha sabido que quería ir a la universidad pero no fue hasta que comenzó high school cuando la idea fue tomando forma; fue entonces cuando los profesores la informaron acerca de qué créditos obtener con el fin de ser admitida por una institución universitaria. Ha tenido que tomar exámenes para evaluar su nivel académico con miras a ir a un college. Así durante el décimo y décimo primer curso realizó la prueba PSAT. También para conseguir más crédito toma clases AP (Advancement Program) en Historia Europea en su high school, tras la que deberá realizar una prueba (AP test) que evaluará si ha conseguido más créditos acumulativos para la universidad.

Stephanie dedica parte de su tiempo a la comunidad, bien ayudando en su Iglesia, como voluntaria en refugios para necesitados, o en residencias de ancianos.

El futuro

Aunque aún resta un año más para que Stephanie vaya al college, planea ir a alguna de las universidades ubicadas en California como son Stanford o UCLA, donde estudiará Negocios o Medicina. Para costearse ir a estos centros solicitará becas académicas y tal vez deportivas gracias a su talento en la modalidad de cross country.

Su consejo para los estudiantes de su edad es que, aunque no se den cuenta, sus calificaciones académicas determinarán en gran medida su perspectivas futuras, asegurando un mejor futuro sin carencias económicas ni limitaciones profesionales.

Aunque aún es muy joven, la meta de Stephanie es construir un negocio familiar próspero.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes