Este joven ostenta un promedio académico de 4.28. Además de su rendimiento escolar ha participado en asociaciones que prestan servicio a la comunidad como National Honor Society y Key Club International. Sus padres, provenientes de Michoacán, México, llegaron en los años 80 con el sueño de criar y educar a sus hijos en mejores condiciones que las que ellos vivieron en su lugar de origen. Así Jeffrey y su hermano mayor nacieron y se educaron en el sur de California.

Siempre le ha gustado estudiar

Jeffrey recuerda que cuando era pequeño le pidió a su mamá estudiar inglés porque estaba muy interesado en aprender el idioma. Debido a que sus padres trabajaban -su mamá empezó a trabajar cuando él cursaba el primer grado- por lo general él y su hermano pasaban horas a solas después de la escuela, tiempo en el que Jeffrey cumplía con sus deberes escolares. “Me encantaba terminar mis tareas para después ir jugar”. Pero no todo es estudio. Entre sus pasatiempos están la práctica del béisbol y el fútbol. Aunque manifestó que la música es su pasión favorita, la cual comparte con su hermano mayor. Así Jeffrey toca la guitarra, mientras su hermano demuestra sus dotes como baterista. Otra actividad que comparte con su familia, son los viajes que realizan al pueblo natal de sus padres. “Por lo general tratamos de ir cada diciembre para celebrar las navidades. Me encanta ir a las fiestas y ver a mis padres disfrutar y relajarse”.

Tributo a sus padres

Jeffrey siempre ha soñado con asistir a la Universidad, no sólo porque es una persona aplicada a los estudios, sino porque también desea retribuirles a sus padres todos los esfuerzos que han realizado durante todos estos años para brindarle un mejor porvenir. Sus padres se sienten orgullosos, no sólo por lo aplicado sino porque es la primera persona que en su familia ha llegado a cursar estudios en una universidad. En septiembre del 2006 Jeffrey inició sus estudios en Management Science & Engineering en la Universidad de Stanford, de la que comenta que aunque ha sido un poco difícil ha podido seguir adelante porque durante mucho tiempo se ha venido preparando para este momento. “Sabía que vendrían muchas horas de trabajo y muchas horas sin dormir. Pero me encanta, no me imagino haciendo otra cosa”. De las clases comentó que le gustan las matemáticas y la química, y que tiene inclinación por la escritura.

Jeffrey recomienda a los jóvenes que “estudien, que pidan apoyo a los maestros cada vez que los necesiten y que presten servicio a la comunidad. No se trata de ser perfecto, sino de esforzarse para mejorar y seguir adelante en la vida”.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes