Sin embargo, en el octavo curso Ignacio tuvo la suerte de contar con dos profesoras que lo trataron de diferente forma: lo escuchaban y entablaban conversaciones que él consideraba interesantes. Estas maestras le hicieron ver que en caso de no mejorar sus calificaciones su trayectoria seguiría el mismo ciclo de pobreza que se repetía en su comunidad.

Así, tan pronto comenzó el noveno curso dejó de relacionarse con “cholillos”, acudía a clase cada día y comenzó a estudiar “para poder triunfar económicamente. Yo no quería ser pobre. ¡Oh no! No quería acabar como los jóvenes que vivían en los apartamentos”.

Ignacio fue de una media de calificaciones (GPA) de 1.75 en octavo curso a 3.67 en el primer curso de high school (noveno grado).

Su asignatura favorita siempre fueron las ciencias naturales. En la secundaria formó parte del Technology Academy, a través del cual estuvo involucrado en la construcción de una canoa con paneles solares para el concurso Solar Cup del Metropolitan Water District of Southern California. Además, este joven trabajó durante dos veranos de voluntario en el zoológico de Los Angeles donde realizó desde labores de veterinaria hasta dar de comer a los animales o ayudar en la administración de la oficina.

En el décimo grado la idea de ir a la universidad comenzó a rondar su cabeza y el primer paso que dio fue averiguar qué centros ofrecían Zoología. Luego completó todos los requerimientos: GPA apropiado (con el que ya contaba), examen SAT, hacer las pruebas “Placement Test” que lo ubicarían en su nivel en la universidad y rellenar los papeles para recibir la ayuda financiera (FAFSA).

Ignacio fue admitido en Cal Poly Pomona donde piensa estudiar Zoología. Su pasión por la naturaleza lo ha llevado a plantar de manera voluntaria junto a su hermano y un bombero árboles en las montañas de Los Angeles, devastadas por el fuego en el 2003. Es por sus calificaciones, premios académicos y actitud por lo que sus padres José Luis y Piedad están tan orgullosos de él.

El consejo de Ignacio a los estudiantes latinos es que no se dejen influenciar por el mal ambiente en el que puedan vivir; que se inspiren y dejen la pobreza a través de los estudios y una buena carrera.

Hasta hace poco el sueño de Ignacio era conocer al fallecido Steve Irwin y cazar cocodrilos con él en Australia; ahora “tan solo” desea acabar su carrera, comprarse una Harley Davidson con la que poder viajar y, por supuesto, cuidar de sus mascotas: dos víboras y una serpiente pitón.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes