Cada año la organización YWCA da una formación académica gratuita a miles de estudiantes de bajos recursos. Muchos de ellos salen además con una oferta laboral

Krystelle Fernández posa con su uniforme de enfermera en la biblioteca del edificio de YWCA.

Por Alicia G. de Angela | 21 de mayo, 2013

 

Krystelle quiere ser enfermera, Joshua artesano y Denise azafata. Estos son el tipo de sueños que la organización no lucrativa YWCA hace realidad todos los días en una comunidad, la del centro y sur de Los Angeles, en donde las oportunidades para los jóvenes escasean y en donde tener una profesión se convierte muchas veces en el mejor antídoto de pandillas, drogas y delincuencia.

Para ello, YWCA pone a disposición de miles de estudiantes de entre 16 y 24 años un profesorado de primera y unas instalaciones que además de contar con biblioteca, gimnasio, sala de juegos y una enfermería perfectamente equipada, disponen de consejería las 24 horas y unos dormitorios que nada tienen que envidiar a los de universidades como UCLA o USC.

Tener acceso a todo esto de forma totalmente gratuita es algo que Krystelle Fernández no podía creer cuando llegó al moderno edificio de siete plantas que la organización YWCA tiene en el centro de la ciudad. “Yo siempre quise ser enfermera, pero mi familia nunca se lo hubiera podido permitir. Por eso me vine a vivir aquí, para graduarme de high school cuanto antes, obtener mi título de enfermera y así poder ayudar a mi mamá y a mi hermana a salir adelante”.

Una meta quizá demasiado grande para esta joven de origen mexicano, que con tan solo 18 años tiene bien claro cuál es su deber en la vida. “Cuando tenía cuatro años mi mamá tuvo un accidente de auto que casi acaba con su vida. La hicieron tres operaciones en la cabeza y aunque se salvó, quedó incapacitada para trabajar. Entre ella y mi abuela nos han criado a mí y mi hermana como han podido, pero ahora voy a ser yo la que se encargue de la familia”.

A Krystelle le faltan un par de meses para convertirse en enfermera, pero quiere seguir estudiando para conseguir un título más y después, ya fuera de YWCA, llegar a ser doctora alguna día. “Eso o ser profesora aquí porque me han ayudado tanto que de alguna forma les tengo que devolver el favor”, explica Krystelle convencida de que si no hubiera tenido esta oportunidad, estaría en la calle “tratando de agarrar dinero de sitios no muy buenos para poder vivir”.

Es precisamente ese sentido de la responsabilidad lo que el profesorado de ‘Job Corps’, la unidad encargada de formar a jóvenes de bajos recursos, inculca a todo el que entra por la puerta interesado en aprender una profesión, de ahí el gran éxito del programa.

“Aquí les damos estabilidad, disciplina y todo el apoyo que necesitan para que puedan concentrarse en los estudios y tener una profesión con la que valerse el día de mañana”, afirma orgullosa Faye Washington, directora ejecutiva del YWCA de Los Angeles, “Pero lo mejor de todo es que una vez que han conseguido su titulación como chefs de cocina, enfermeros o como trabajadores de la construcción, les ponemos en contacto con distintas compañías, para que sean entrevistados y con suerte contratados”.

Joshua Cardona es el supervisor de los alumnos que viven fuera de las instalaciones de YWCA.
Joshua Cardona es el supervisor de los alumnos que viven fuera de las instalaciones de YWCA.

De hecho, Faye Washington afirma que su éxito no lo miden por cuántos estudiantes se gradúan al año, sino por cuántos consiguen un trabajo. “Un 96 por ciento de nuestros estudiantes -mas de mil al año- salen de aquí con una oferta laboral, ganando un mínimo de 11 dólares por hora”. Nada mal, explica Washington, sobre todo si se tiene en cuenta que para la mayoría de estos jóvenes este será su primer empleo.

Para Joshua Cardona y Denise Barrientos, otros dos estudiantes de “Job Corps”, es importante saber que después de conseguir su titulación, les van a ayudar a buscar un trabajo. Ambos llegaron aquí huyendo de ambientes poco favorables al estudio y sin saber muy bien a qué dedicarse. Ahora tienen claro cómo orientar su futuro.

Joshua lleva en YWCA menos de un año, suficiente para saber que quiere trabajar en la industria del vidrio. Mientras consigue su titulación, este joven de origen guatemalteco es además, a sus 20 años,  el coordinador de los estudiantes que viven fuera de la instalaciones de la organización. “Yo me encargo de darles un sentido de pertenencia, de coordinar sus actividades de recreo y de que no pierdan clases para que puedan llegar a ser alguien el día de mañana”.

Al escuchar a Joshua hablar es difícil imaginar que no hace mucho tiempo se encontraba en las calles de Salt Lake City, en el estado de Utah, metido en peleas, drogas, alcohol y todo lo que se le pusiera por delante.

Su madre le trajo aquí y ahora solo tiene palabras de agradecimiento para la organización. “Esta es mi oportunidad para ser alguien en la vida y no la voy a desperdiciar”.

Denise Barrientos comparte este sentimiento, aunque se nota que le ha costado un poco más adaptarse a las reglas de YWCA. Antes de trasladarse aquí, vivía con su madre y sus seis hermanos en una pequeña casa en Pomona. “La situación era muy estresante sobre todo cuando mi hermana se quedó embarazada y ya no había espacio para todos. La relación con mi mamá empezó a empeorar y yo empecé a portarme como una rebelde, así es que mi hermana me trajo a este lugar para que pudiera seguir estudiando”.

Han pasado siete meses y la joven Denise cuenta orgullosa cómo ha evolucionado desde que llegó. “Me estoy sacando mi licencia de manejar y en mi tiempo libre juego al billar, voy al gimnasio y salgo fuera a comer con mis amigos, pero lo más importante es que algún día llegaré a ser azafata”. Un sueño más, que seguro convertirá en realidad gracias a la organización YWCA.

Vista panorámica del edificio de YWCA, construido hace un año, y que ha costado 78 millones de dólares.
Vista panorámica del edificio de YWCA, construido hace un año, y que ha costado 78 millones de dólares.

 

Profesiones que ofrece YWCA/ Job Corps

Técnico automotriz

Asistente médico

Técnico en computación

Asistente dental

Enfermero titulado

Técnico de rayos X

Artes culinarias

Comunicación visual

Encargado de la construcción

Desarrollo infantil

Técnico en electricidad

www.recruiting.jobcorps.gov

 

www.ywcagla.org

YWCA Greater Los Angeles

1020 S. Olive Street, Los Angeles 90015

213-365-2991

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes