Pepe Penales. Los Angeles | 16 de diciembre de 2011

No hay tregua. A solo tres semanas de que Tigres se convirtiera en campeón del fútbol mexicano, luego de 29 años de sequía, llegó la marejada de movimientos en los equipos de primera división.

Hay unos que quieren salir de la quema del decenso y otros revivir viejas glorias para mantener la categoría de “grande”. Pero esta vez brillan por su ausencia las contrataciones de ocho columnas, siendo la que más ha llamado la atención el regreso de Omar Bravo al balompié azteca, con los celestes de Cruz Azul. Más de lo mismo si el pelotón azul sigue con su jueguito soso y frío como el hielo.

La poderosa cartera del América apenas se abrió, no hizo fuertes inversiones, apenas lo suficiente para llevarse lo mejorcito del Atlante, el meta Moisés Muñoz, el “Hobbit” Bermúdez y el “Piojo” Herrera. Luego de tantas habladas, se quedan con todos sus extranjeros, esos que deambularon en la mediocridad el torneo pasado.

Los Potros de Cancún, al verse desmembrados, se armaron con Michael Arroyo, Jorge Guagua, Hebert Alférez, Andrés Mendoza, Armando Navarrete y, posiblemente, otro peruano, el goleador Johan Fano, quien ya antes se vistió de azulgrana.

Atlas está con la soga al cuello. Podría requerir los servicios funerarios. Huele a segunda, por eso llegan al Paradero nuevos refuerzos. En su lista aparecen Rogelio Chávez, el meta Jorge Villalpando, Leandro Cufré y Giancarlo Maldonado. Ultima oportunidad para la “Pájara” Chávez y su séquito.

Chivas y Pumas mantuvieron su política de cero refuerzos. Pura cantera. Ni modo, a seguir sufriendo. El resto continúa con su misma nómina, con uno o dos movimientos que no harán diferencia. Por ejemplo, el desaparecido Luis Angel Landín necesitará la ayuda divina para brillar con el Puebla, su nuevo equipo.

El subcampeón, Santos, contrató a otro delantero, Hércules Gómez. Allí se rumora la salida del “científico del gol” Darwin Quintero. Tigres sigue disfrutando de su reciente título y quiere reforzar sus filas de cara a los torneos que afrontan en el 2012: repechaje de la Libertadores, la liga casera y la de campeones de Concacaf. Todavía no hay nombres pero se habla de ocho nuevos elementos.

Así, sin mucha tela de donde cortar inicia una nueva temporada justo el Día de Reyes, cuando se hacen realidad los sueños de miles de chicos. Eso es lo que esperan varios conjuntos. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes