Pepe Penales. Los Angeles | 22 de diciembre de 2011
 

Pocos tienen lugar en el podio de los mejores equipos de la historia. La mente y el recuerdo viajan a la década de los cuarenta cuando en Buenos Aires surgió una aplanadora a la que precisamente se le conoció como “la máquina”. Era el River Plate que encandilaba y ganaba títulos a granel con un ataque vertical y mágico, al cual se unió una leyenda llamada Alfredo Di Stefano.

 

La “Saeta Rubia” sería parte de otro conglomerado de magos, el Real Madrid que a finales de los cincuenta ganó 5 copas de Europa. Era un cuadro avasallador que además tenía a otros prodigios en la cancha como Kopa, Puskas y Gento.

 

En los setenta llegó el fútbol total con el Ajax de Johan Cruyf, equipo que ganó tres Copas de Europa de forma consecutiva. Rinus Michels sembró la semilla desde el banco y junto a Cruyf, toda la plantilla bajaba y subía como un pistón bien aceitado. Eran imparables.

 

La escuela holandesa le sirvió a Arrigo Sacchi para hacer del Milán italiano de los ochenta un equipo diferente, sin renunciar al orden pero con un ataque demoledor y con un control del tiempo y el balón memorables. La medular estaba compuesta por Rijkaard, Gullit y el bombardero Van Basten.

 

Ahora está el Barcelona. Nadie discute que es el mejor del mundo. Lo ha ganado todo de la mano de Joseph Guardiola, otro enamorado del arte dentro de la cancha, otro que entendió que no hay mejor defensa que el ataque.

 

Bajo su tutela, el cuadro catalán se ha llevado 13 de 16 títulos que ha disputado. Es el actual tricampeón de España. Tiene la más reciente Champions en sus vitrinas y acaba de demoler al Santos de Brasil para coronarse en el Mundial de Clubes.

 

Pero encima de los trofeos está la forma de jugar. Los ojos del mundo le agradecen tantos dechados de grandeza, de magia, de alegría y de generosidad.

 

Allí todos brillan. Se dan el lujo de jugar sin atacantes netos, pero igual destrozan marcadores. Y como referente principal está Messi que, por su parte, sigue sumando adeptos que lo consideran el mejor de la historia junto a Maradona y Pelé. Pero esa… esa es otra historia. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes