Pero los auriazules la tendrán difícil, en esta edición hay equipos para todos los gustos, desde los más cancheros hasta los debutantes. Los argentinos tienen en carrera además del Boca, a River Plate, San Lorenzo, Estudiantes y el campeón local, Lanús. Brasil está representado por Cruzeiro, Flamenco y Santos, puros equipos de respeto, sin descontar al Nacional de Montevideo y Colo Colo de Chile, viejos lobos de mar en estas lides. México tiene para dar pelea, Chivas, América y Atlas son referentes en el fútbol azteca y si aprovechan sus juegos como locales, podrían llegar lejos.

Desde su inicio como Copa de Campeones de América, allá por 1960 con 7 equipos participantes, este torneo pasó a llamarse Copa Libertadores en 1965 y aumentó a 32 los conjuntos que actualmente disputan esta prestigiosa competencia, misma que reúne a los equipos más poderosos de Sudamérica y recientemente a equipos mexicanos. Cabe destacar el subcampeonato obtenido por Cruz Azul de México en el 2001, perdiendo la final precisamente ante Boca Juniors.

Los que quieran llegar lejos tendrán que estar bien preparados, tanto mental como físicamente, ya que debido al número de participantes los viajes son más largos y cansados, teniendo que alternar la competencia con los diferentes torneos locales, por eso es imperante obtener una ventaja cómoda cuando se juega en casa, nadie se puede dar el lujo de perder puntos en su terreno, porque recuperarlos puede resultar en toda una odisea. Se ha querido comparar a la Libertadores con la Liga de Campeones de Europa, pero no es lo mismo, acá las distancias son más largas y el certamen se juega en 5 meses, a diferencia de Europa, que extiende su competencia a 9 meses. De ahí que muchas veces los equipos que llegan a la segunda ronda tengan que optar por uno de los dos torneos, el local o el continental.

Como datos interesantes, sepa que el primer campeón del torneo fue el uruguayo Peñarol, el cual es el equipo con más participaciones con un total de 37. El ganador del certamen se gana un boleto para disputar el mundial de clubes (antes disputaba un partido ante el campeón de Europa y se llamaba Copa Intercontinental), además de ganarse el derecho a jugar la Recopa contra el campeón de la Sudamericana y asegurarse un lugar en la próxima Libertadores.

Una de las razones por las que este torneo es tan importante es que sirve de vitrina indiscutible a jugadores, a veces de equipos modestos, que buscan destacar para colocarse en las mejores ligas del planeta. Y Boca es un ejemplo de ello, ya que ha sido uno de los grandes exportadores de talento a través de los años.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes