Varios equipos de Europa, Centro y Sudamérica hacen fila para subirse al barco rumbo a Brasil 2014

Pepe Penales. Los Angeles | 11 de octubre de 2013

Honduras anticipa fiesta. No es para menos, si la Bicolor clasifica a Brasil 2014 repetiría Mundial. Los catrachos necesitan un triunfo de los dos partidos que le quedan para subirse al barco de los elegidos. México necesita un milagro para lograr el pase directo, mientras, se ilusiona con la repesca. Panamá, presto para dejar fuera a los verdes.

Será una doble jornada intensa. Más al sur podría haber un reacomodo de asientos, con Chile, Ecuador y Uruguay buscando evadir el repechaje ante Jordania, un rival desconocido e impredecible. Colombia, con aroma de café, parece el más adelantado en la pugna y libre de toda preocupación.

Del otro lado del charco la lucha está en todo su apogeo. Hay más boletos pero más involucrados. Muchos poderosos pisan el acelerador para ser parte del grupo de invitados junto a italianos, holandeses y de último momento, belgas. A algunos solo les basta lograr tres puntos. España, Alemania, Rusia, Inglaterra y Suiza están a tiro de piedra.

La verdadera batalla será en el segundo frente. Los que queden en el grupo de los ocho mejores segundos lugares. Selecciones algunas de gran calado y otras con un signo de interrogación como emblema. Suecia, Croacia, Portugal y Francia despuntan por encima de Hungría, Bulgaria, Ucrania y Grecia. Entre éstas hay colados inesperados que pueden ser un dolor de cabeza: Islandia, Turquía y Montenegro.

De aquí a un mes ya conoceremos a los que van por Africa. Su eliminatoria tiene como premio cinco boletos mundialistas. Hay diez equipos, cinco clasifican y cinco a seguir soñando.

Regresando a la Concacaf, gringos y ticos ven cómo se despedazan los de abajo. México la tiene difícil. Todos lo quieren fuera. No soportan que la arrogancia vestida de verde asome siquiera la nariz para respirar.

Luego están los que esperan rival para las series de repesca. Un advenedizo Jordania, visto como un bocado para el quinto sudamericano, aunque se puede atragantar. El de siempre, Nueva Zelanda esperando casi con certeza su doble duelo contra los mexicanos. Otra vez, si Panamá no se interpone.

El barco está a punto de levar anclas y poner rumbo al sur del continente. Los asientos son cada vez menos. Ahora la lucha es con uñas y dientes. Hay que llegar a destino sea como sea. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes