Pepe Penales. Los Angeles | 17 de octubre de 2011

 
Los dos equipos más populares de México miden fuerzas este domingo en el Coloso de Santa Ursula, el nido de los emplumados.

 

Los boletos en la zona general rondan los 200 pesos (unos 20 dólares). Pero como están las cosas –en lo deportivo– podrían quedar lugares vacíos. En su último juego de local con Morelia aquello parecía un cementerio con solo 17 mil aficionados en un monstruo donde caben 100 mil.

 

Para ponerle un poco de pimienta al asunto, este fin de semana los dos equipos golearon en sus respectivos encuentros. América fue al Tecnológico a meterle 3-0 al Monterrey, mientras que los tapatíos aplastaron a unos Estudiantes Tecos por 5-2.

 

Pero no está de más decir que los de Coapa viven uno de sus momentos más aciagos. Acaban de cumplir 95 años de existencia, pero no hubo fiesta. Están más preocupados en dar con la solución para regresar al pedestal de los triunfadores.

 

Enfrente las Chivas no están así de mal, pero igual preocupan sus últimas actuaciones. Sin punch en el ataque han perdido gas conforme avanza la temporada. Un reflejo fiel de lo volátil que es su pastor. Van bien y de repente les ponen el freno de mano y terminan atascados.

 

No se palpa la misma emoción en el ambiente, pero no deja de ser un clásico. El más importante de México. Aunque esperamos que esto se vea reflejado más en la cancha con un fútbol alegre y suelto, sin conatos de bronca, que parece que con ello lo único que desean es esconder un poco sus propias deficiencias.

 

En las bancas habrá una lucha aparte. Se topan dos técnicos que llevan tatuados los colores de sus equipos y que fueron parte viva de aquellos partidos de emociones desatadas que tanto se recuerdan.

 

No llegan en su mejor momento, pero la arenga antes del partido no estará ausente en la boca de Alfredo Tena y Fernando Quirarte, que para el odio deportivo hacia el rival se pintan solos.

 

Los del “Sheriff” están en zona de clasificación a la liguilla y con un triunfo sobre los millonetas pueden conseguir un incentivo doble, sumar y hundir todavía más a sus acérrimos enemigos. Los del “Capitán Furia” ya van únicamente por el aspecto moral, pensando más en la próxima temporada y de paso ponerle una zancadilla a los rojiblancos.

 

El triunfo para uno u otro lado sería el bálsamo para sanar heridas y recuperar algo de lo perdido. Aunque sea el honor, algo que no deben perder contra nadie y mucho menos contra el antagonista por tradición. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes