Y vaya que la jornada dejó tela de dónde cortar. Pero el tema del momento es el gol con el que Francia logró su clasificación.

No fue una sino dos jugadas las que debieron ser invalidadas. Primero, el clarísimo fuera de lugar de dos jugadores al momento de cobrar el tiro libre que derivó en el gol. Pero lo que sucede a continuación es de verdad aberrante y a todas luces malintencionado; antes de que se le fuera el balón por la línea de meta Tierry Henry toca y se acomoda el balón con la mano para luego pasarla a su compañero, que no hace sino empujar el balón al fondo del arco irlandés.

Luego del partido llovieron los reclamos y las opiniones divididas alrededor del mundo, unos pidiendo la repetición del encuentro y otros aduciendo que fue una acción sin mala leche.

Llegó a tal grado la situación que incluso la federación y el gobierno de Irlanda protestaron ante la FIFA, pero sin resultados. Días más tarde el máximo organismo del fútbol mundial, el que proclama a los cuatro vientos la onda del “juego limpio” anunció que no repetirá el partido y que el resultado es inalterable.

Lo más lamentable es que se sienta el precedente de que para ganar, no importa si haces trampa. He oído comentarios de personas que dicen que la acción del francés es un acto de picardía, que cualquiera en su lugar lo hubiera hecho. No señor, eso es hacer trampa y sacar provecho de ello simple y llanamente; o sea, que a pesar de que lo vieron y de que el propio jugador confesó su acto se le sigue solapando la sinvergüenzada.

Siguiendo con el repechaje, otro partido que levantó ámpula fue el que jugaron Egipto y Argelia en territorio sudanés. En este duelo se palpaba la tensión, ya que una semana antes estos equipos se habían enfrentado en El Cairo bajo un clima de inseguridad porque antes del mismo algunos jugadores del cuadro visitante resultaron heridos cuando la turba apedreó el autobús en el que llegaron.

Al final Argelia selló su boleto a Sudáfrica gracias a su triunfo de 1-0 en el duelo de desempate, pero lamentablemente las repercusiones no se hicieron esperar en las calles de El Cairo donde hubo varios disturbios.

En los otros partidos del repechaje las cosas no pasaron a mayores, sólo hubo lágrimas de los derrotados y sonrisas de los triunfadores, siendo Uruguay el último pasajero de la lista.

Díganos su opinión. Escriba a: [email protected] ó 1 (800) 242-2527.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes