Pepe Penales. Los Angeles | 10 de febrero de 2012
 

Hay que cerrarle la puerta a los éxitos pasados. Esto es clave para seguir creciendo en cualquier profesión. Guillermo Ochoa lo tuvo claro y aun gozando de un puesto privilegiado con las Aguilas del América, se echó la mochila al hombro a buscar nuevos desafíos.

 

Fue una apuesta temeraria. Dejó a uno de los grandes de México para irse a uno recién ascendido en la liga francesa. El AC Ajaccio se convirtió en su nuevo club, uno que le abrió los brazos y lo cobijó desde el principio.

 

El cuadro corso pagó derecho de piso en la primera vuelta de la temporada, pero poco a poco se ha ido alejando de los puestos de descenso y el mexicano de los largos rizos ha tenido mucho que ver, tanto que hasta el presidente del equipo, Alain Orsoni, duda que lo puedan retener una temporada más.

 

Ochoa no tiene apuro, sabe que las cosas llegarán a su tiempo. Mientras, disfruta su estancia en esta paradisiaca isla en medio del Mediterráneo, cuna de Napoleón Bonaparte. La salida para el Memo también sería para conquistar Europa.

 

Se sabe que hay equipos importantes que lo tienen en la mira y que las ofertas podrían llegar tan pronto como inicie el periodo de transferencias en julio, aunque todos en el cuadro de los Osos quisieran que terminara su contrato de tres años.

 

Su desempeño con el equipo galo no ha pasado desapercibido. La Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol lo nombró como el mejor portero mexicano del siglo XXI, por encima de sus compatriotas Oswaldo Sánchez y el “Conejo” Pérez. Aquí se da uno cuenta de la importancia de jugar en Europa.

 

De eso se está valiendo el tapatío para valorarse en el mercado del viejo continente y poder dar el brinco a uno de los grandes de Francia, Italia, Inglaterra o España. Ese ha sido el sueño del cancerbero mexicano desde que lo descubrió Leo Beenhakker en el 2004.

 

Con el Ajaccio ha tenido trabajo a manos llenas. Es el meta que más goles ha recibido, pero sus atajadas han evitado marcadores escandalosos. Esto le ha ganado el cariño de la gente, no solo de Córcega sino de tierra adentro, donde ya sus rizos son los más famosos de Francia. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes