Luca Verne. Los Angeles | 27 de febrero de 2012
 

Las huestes del Barca ya no duermen tan bien como solían. El panorama idílico de cada año ya no es tal y con el Real Madrid a diez puntos en la Liga española —casi inalcanzables con 14 partidos por jugarse— hasta Pep Guardiola se está pensando su renovación. Después de cuatro años de éxitos inconmensurables y de poner a su equipo a la altura de los mejores de la historia del fútbol, han surgido las dudas.

 

El técnico del Barcelona, que hasta ahora ha ganado 13 de los 16 títulos que ha disputado —seis de seis en su primer año como entrenador— ha pedido más tiempo para firmar su renovación de contrato por un año, y aunque nadie duda de que acabará por dar el sí, su demora ha disparado todo tipo de rumores y comentarios en la ciudad condal.

 

Hay incluso una lista de ‘futuribles’ como Luis Enrique, técnico de la Roma y ex jugador del Barcelona, Michael Laudrup o incluso Ernesto Valverde, todos ellos vinculados al equipo blaugrana en la década de los 90.

 

Se ha llegado a hablar incluso de uno de los entrenadores más en boga del momento, Marcelo Bielsa, el argentino que dirige al Athletic de Bilbao. Según una encuesta que publica el diario Marca, el ex técnico de la selección argentina sería el idóneo para reemplazar a Guardiola.

 

Lo cierto es que nadie parece ser el sustituto ideal para un hombre que ha batido multitud de marcas y ha logrado lo que nadie, ganar los seis títulos posibles en una sola temporada, dos Champions League y tres ligas en tan solo tres temporadas, con opción de levantar la orejona de nuevo esta temporada.

 

Pero más allá de las victorias pesa la forma de conseguirlo, con el mejor juego que se haya visto a un equipo de fútbol en mucho tiempo —dicen que es el mejor de la historia—, tirando de cantera con 30 jugadores debutando bajo su batuta y la comunión absoluta con la grada. Gracias a Guardiola, jugadores como Messi brillan más si cabe y la posesión de balón es infinita.

 

Superar todo eso parece una quimera para el que venga por detrás, un auténtico papelón. Esperemos que Guardiola siga, por el bien de su presunto reemplazo y del fútbol. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes