Se sabe que Jaime era un perfeccionista, cuenta la historia que en su juventud destacaba en cualquier actividad a la que se dedicara, llámese fútbol, voleivol, básquetbol; incluso durante los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1950 en Guatemala, “El Tubo” participó en las dos primeras disciplinas. Allí no acabó la cosa, como arquero, se adueñó del arco del Rebaño Sagrado por muchos años y se convirtió a la postre en el meta mexicano con más títulos en su cosecha.

Su tremenda dedicación no terminó al retirarse de las canchas, sino que la aplicó a todas las áreas de su vida. Cuando se topó con la posibilidad de ser escritor deportivo en un periódico llamado El Informador, aprendió el oficio y lo dominó; años más tarde, le fue encomendada la gran tarea de escribir la historia del club rojiblanco y al parecer, la responsabilidad no pudo quedar en mejores manos. Así era “El Tubo” Gómez, cuando se proponía hacer algo no quitaba el dedo del renglón hasta que conseguía dominar ampliamente el asunto, pero ante todo, sus compañeros de antes y después lo estimaban por su calidad humana, por ser una persona genuina y en quien se podía confiar. En cuanto a anécdotas de su época de jugador, hay muchas, siendo una de las más recordadas aquella en la que en pleno partido ante su odiado rival, los Rojinegros del Atlas, “El Tubo” tomó una revista y se sentó a leerla recargado en uno de los postes de la portería, esto debido a las nulas llegadas del cuadro rival.

Recientemente, don Jaime estaba en su labor de reunir todo el material posible de la historia del club de sus amores, para darle paso a un gran proyecto de la institución: el Museo de las Chivas que próximamente será inaugurado y del cual, el famoso “Tubo” Gómez quedará como uno de sus hombres ilustres. Pero Don Jaime no pudo ver concluida su obra, la muerte lo sorprendió a la edad de 78 años, víctima del cáncer. El célebre arquero del chiverío pasó a formar parte de otro equipo de altura y como allá arriba hará valer su determinación, no dude que le estará peleando el puesto al que cuida la puerta allá en el cielo. Descanse en paz Jaime “El Tubo” Gómez.

Fútbol de aquí, de allá y de más allá…

Solamente una nota de reconocimiento a las Aguilas del América, que contra todo pronóstico le pegaron al Flamengo allá en el Maracaná, dejándolo fuera de la Libertadores. Algunas voces han dicho que a pesar del triunfo no es para echar las campanas al vuelo, pero sin duda que tanto para jugadores, cuerpo técnico y afición de este equipo, debe ser un auténtico milagro y un revulsivo para lo que viene. Miren que ir en desventaja de dos goles y con la moral por los suelos al mítico estadio de Río de Janeiro, con un Flamengo con la fiesta preparada, para luego, en base a corazón y riñones, meterle tres pepinos al local. Esto es de comentarse por mucho tiempo sin importar qué pase después. Felicidades americanistas por este trago de miel luego de tantas amarguras.

Para comentarios: [email protected]

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes