Pepe Penales. Los Angeles | 29 de junio de 2012

El cuadro xeneize fue más. Si Mouche, Silva y Ledesma hubieran afinado la puntería, el duelo de ida hubiera sido definitorio para la causa argentina. Al final, el destino y el atrevimiento del debutante Romarinho premiaron a Corinthians con un empate inmerecido.

Todo queda en suspenso para finiquitar la Copa en el Pacaembú, justo en el centro de la populosa ciudad de Sao Paulo, donde más de 40,000 torcedores esperan con ansias la visita del conjunto boquense y pagarles con la misma moneda el intenso clamor de los hinchas que abarrotaron la Bombonera.

Pero si hay algo que motive a los guerreros de azul y oro es sacar el coraje y el orgullo ante la adversidad. De peores han salido. Son cancheros y con una experiencia a toda prueba. Si a Riquelme no se le enredan los hilos de la media cancha, el triunfo no sería sorpresivo. También está el récord de copas ganadas. Si Boca gana estaría igualando al Rojo de Avellaneda con siete en total.

La historia también se inclina hacia el cuadro tanguero, que estará jugando su décima final del certamen, mientras que para el “Timao” es la primera vez. Puede contar igual la pobre actuación de Corinthians en el Brasileirao, donde es uno de los sotaneros. No así Boca, que terminó cuarto en el Clausura argentino.

Si el cuadro brasileño quiere la gloria, debe salir a atacar. No puede de ninguna manera cederle el balón y el control a los argentinos. Sus mediocampistas Alex y Danilo deben pesar más. Hay que ver si el técnico decide poner de entrada al hijo de Romario, quien apenas la semana pasada debutó como profesional anotándole dos goles al Palmeiras, y luego salió desde la banca para anotar el empate ante Boca.

Se antoja un agarrón de ida y vuelta, con un Corinthians empujado por su gente a ir hacia al frente. Pero enfrente estará un equipo que sabe perfectamente como aprovechar los espacios para lanzar veloces y letales contragolpes, y con la pasta suficiente para aguantar tormentas.

Veremos quién es el nuevo rey de América. Si los argentinos vuelven a campeonar luego de que los dos últimos torneos fueran para dos brasileños: Inter y Santos. La moneda está en el aire. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes