El delantero del Manchester United habla de su paso por el equipo inglés y de otros aspectos de su vida personal

Redacción EC | 8 de octubre de 2013

El reconocido periodista y conductor deportivo Andrés Cantor, charló con el futbolista mexicano Javier “Chicharito” Hernández.

¿Cómo es jugar para uno de los clubes más importantes del mundo?
Ya voy por mi cuarto año aquí [en el Manchester United] y de verdad, cómo siempre lo he dicho, yo feliz, encantado de poder estar en uno de los mejores clubes del mundo. Entonces estoy feliz, trabajando día a día para poder ganarme cada vez más minutos dentro de la cancha.

¿Cómo te adaptas al tema de las rotaciones, al tema de no ser titular? Porque aquí hay muchos jugadores que pueden ser titulares
Yo busco eso, yo estoy trabajando para eso, para ganarme una titularidad. Sé que con mi trabajo dentro de la cancha, algún día lo voy a poder lograr aquí [en Manchester] o en cualquier otro club. Nada más necesito que me den más oportunidades para demostrar, para poder estar ahí, y bueno, en todos los partidos queremos estar colaborando para que este club gane títulos.

Debe ser lindo competir por un puesto como titular contra Wayne Rooney y Robin Van Persie, ¿no?
Claro, ¿qué mejor competencia en el mundo que poder competir con ellos? Pero bueno, siempre la competencia interna ha sido muy sana y yo creo que eso también ayuda bastante al equipo, que haya jugadores con tanta calidad, que todos quieran ganarse un puesto. Los entrenamientos y los partidos que se vienen hacen que la exigencia se eleve cada día más y que se pueda ayudar a que el equipo crezca tanto en lo colectivo como lo individual.

¿Cómo te llaman tus compañeros? ¿Javier?
Muchísimas cosas, Javier, nunca, ni en México me llamaban así, nada más mi familia y algunos de mis seres queridos, pero siempre he sido ya sea “Chícharo”  o “Chicharito”, aquí [en Inglaterra] es “Chicha” también, entonces sí, me han dicho de todo. También en mi escuela jamás me llamaron por mi nombre, siempre toda mi vida me han llamado por el apodo que me dejó mi padre.

Cuéntanos un poco, sabemos que sos un hombre muy religioso, sobre el ritual que haces antes de cada partido.
Cuando viví un momento complicado en Chivas, cuando de verdad perdí toda la confianza en mi mismo, y dudé muchísimo si ese era el camino que Dios quería que yo recorriera, el jugar al fútbol. Obviamente, toda la gente sabía que yo era el nieto de Don Tomás Balcázar, también que era hijo de Javier “El Chícharo” Hernández, entonces como que estaba un poquito obligado a ser futbolista. Eso era lo que muchísima gente creía y lo que yo tenía en la mente, a pesar de que yo siempre soñé con ser futbolista desde el día en que nací, siempre he amado al fútbol y lo he traído en la sangre. Entonces todo eso como que me llevaba a que tenía que ser futbolista…Ese momento fue muy complicado y, bueno, gracias a Dios las cosas se me dieron. Tuve bastante paciencia, todos mis seres queridos y mi familia fueron el pilar para que yo pudiera obtener toda esa fuerza, esa seguridad otra vez en mí y a partir de ahí decidí darle ese agradecimiento a Dios por cada partido que inicie, porque como estuve tan cerca de no seguir jugando al fútbol, y te fijas ahora como [mi carrera] ha dado ese giro. Así puede ser la vida, así puede ser el fútbol, entonces la verdad que lo hago como agradecimiento. EC

Información cortesía de Telemundo

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes