México enfrenta a Honduras y Estados Unidos con una novedad en su delantera, el ariete del Atlas Omar Bravo

Pepe Penales. Los Angeles | 15 de marzo de 2013

La selección mexicana de fútbol se prepara para enfrentar a dos de sus más acérrimos rivales en el hexagonal final rumbo a Brasil 2013. Los dos son viejos conocidos que más de una vez le han hecho ver su suerte al equipo tricolor. Se vive un ambiente de especial hostilidad cuando los verdes tienen que jugar contra Honduras y Estados Unidos. Encima, hay puntos valiosos que estarán en disputa. Serán dos auténticas guerras.

San Pedro Sula será una olla hirviendo para los mexicanos. El viernes 22 de marzo los catrachos intentarán cobrar su segunda víctima. En la primera fecha fulminaron a los americanos. Luego, México regresa al Azteca para recibir a Estados Unidos el martes 26. Son dos partidos clave para no complicarse la clasificación al mundial brasileño.

El “Chepo” de la Torre ya tiene listos a sus guerreros, incluyendo al recién convocado Omar Bravo Tordecillas. El mochiteco ha despertado de su letargo haciendo goles y ayudando a los Zorros a escapar del fantasma del descenso.

De último minuto se abrió una posibilidad para que el delantero de los Rojinegros sea parte del cuadro titular que salte a la cancha tanto en Honduras como en casa ante los gringos, toda vez que el goleador de Santos Laguna, Oribe Peralta, quedara fuera por una lesión en la rodilla y de que Aldo de Nigris no fuera llamado en esta ocasión.

Bravo está en su momento. Hay que aprovechar que tiene la pólvora encendida. Junto al “Chicharito” sería una dupla poderosa. Omar es un incansable jugador de área que no deja de luchar. Si el técnico decide meter a Bravo de inicio, mantendría a Javier Hernández de punta con Omar entrando algo más retrasado por cualquiera de las dos costados.

La súbita salida del “Cepillo” Peralta en el ataque mexicano no tiene por qué causar mayores preocupaciones. De la Torre tiene de dónde echar mano. En su baraja de posibilidades Omar Bravo encaja a la perfección. Además, también aparece la revelación de las Aguilas del América, el espigado Raúl Alonso Jiménez, quien estaría listo para entrar al quite ante cualquier eventualidad. México está completo. Ahora todo es cuestión de concentración, de confianza, de valor y, sobre todo, de contundencia. Falta ver que dicen los hondureños y los norteamericanos. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes