El ariete mexicano cumplió 24 años y está en el mejor momento de su carrera, pero sigue sin jugar en el Tri

Pepe Penales. Los Angeles | 8 de marzo de 2013

Después de poco más de siete años de picar piedra, el mexicano Carlos Vela está recogiendo frutos. Lleva 12 goles con la Real Sociedad –la misma cantidad de la temporada pasada– y todavía faltan muchas fechas para aumentar la marca. Como dicen los argentinos, “la está rompiendo”.

El equipo donostiarra está en puesto de competencias europeas. Mucho se lo deben a los pepinos del cancunense, quien cumplió 24 años el pasado 1 de marzo.

“El Bombardero” ha madurado. Se le nota feliz en San Sebastián. Pero hay un pendiente que incomoda, que aprieta, que se siente. No se ha puesto la verde de su selección por mucho tiempo. Le ha hecho el feo a las convocatorias alegando asuntos personales, asuntos que solo él conoce.

Le llueven críticas por esta decisión. Tozudez… capricho… berrinche… venganza… flojera… ingratitud. Puede ser uno a todos a la vez, o ninguno. El hecho es que no lo han convencido.

La selección mexicana tiene dos partidos bravos este mes de marzo. En Honduras el 22 y en el Azteca contra Estados Unidos el 26. Son partidos clasificatorios. Pero Vela no estará. ¿Quién pierde más?

Las razones de su ausencia son puras especulaciones. Dicen que es una especie de venganza por haber sido suspendido después de una escandalosa fiesta en Monterrey tras un partido amistoso contra Colombia el 8 de septiembre de 2010. ¿Será para tanto? Otros señalan que no quiere perder el ritmo ganado en Europa. Que pide titularidad con el Tri y no viajar desde tan lejos para calentar la banca.

Hasta el momento las dos partes han salido adelante el uno sin el otro. México se las ha arreglado en el ataque con Gio dos Santos, “El Chicharito”, Oribe Peralta y De Nigris, entre otros. Pero no quiere quemar las naves con Vela.

El delantero, por su parte, sigue acumulando experiencia europea. Arsenal tantea el terreno para repatriarlo. Está en su momento. Y cuando un jugador está encendido hay que aprovecharlo a favor de la causa nacional. Pero el acuerdo no llega. Es un estira y afloja aunque sin mucha fuerza. Ya llegará el momento de establecer prioridades… otra vez. ¿Hasta cuándo serás de la partida tricolor? EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes