Se acabó la agonía. Estaba claro que iban al matadero, y de no haber sido por los títulos de Copa Oro y el Mundial Sub 17, el fracaso de los que participaron en Argentina hubiera magnificado el asunto.

Tres partidos bastaron para que el tricolor hiciera maletas de regreso a casa, perjudicando así el buen historial y el respeto que se había ganado en ediciones anteriores. Pero era la crónica de una muerte anunciada. No había argumentos suficientes para esperar otra cosa. Lo que sembró la federación mexicana es lo que finalmente cosechó.

Los jerarcas del fútbol azteca no supieron o no quisieron llevar al primer equipo a la Copa América y buscaron un chivo expiatorio para que asumiera las consecuencias, en la persona de Luis Fernando Tena. Todo apunta a que no querían exponer con el bochornoso resultado al “Chepo” de la Torre.

Pero en la rueda de culpables también están los jugadores, al menos los involucrados en el asunto de las prostitutas en Ecuador. Con el escándalo el equipo terminó por desbaratarse. Les ganó la calentura y para curarlos les recetaron reposo total, nada de fútbol.

En la cancha se vieron las consecuencias. Un equipo sin pies ni cabeza que solamente se dedicó a aguantar palos. Los de experiencia tampoco aparecieron. Márquez Lugo y el “Cepillo” Peralta fueron un adorno innecesario en un ataque mexicano que nunca existió. Hay que dar gracias que las derrotas no fueron goleadas monumentales.

Preocupa el hecho de que esta misma selección es la que disputaría los Panamericanos que se celebran en octubre en Guadalajara y los Preolímpicos el año que viene. Y por lo que se ve, hay mucho trabajo por hacer. No se sabe si le entrará al quite el conjunto Sub-20 que dirige “La Pájara” Chávez, que llegará con más juego de conjunto y con el Mundial de Colombia en su currículo, certamen que por cierto, arranca este 29 de julio en tierras cafeteras.

Respecto a la Copa América, ahora toca esperar cuatro largos años para recuperar lo perdido. Eso sí, los federativos se explayan al pregonar que ya pactaron la presencia del tricolor en la próxima edición de Brasil 2015 y prometieron, solemnemente, acudir con la selección mayor so pena de volver a hacer el ridículo. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes