Pepe Penales. Los Angeles | 21 de mayo de 2012

La ciudad cuerera está de fiesta. Su equipo es de primera. Después de cuatro intentos fallidos y de deambular una década en la liga de ascenso, los Panzas Verdes por fin ganaron la final y ocuparán la plaza dejada por Estudiantes Tecos.

El cuadro verde celebra con su gente en las calles, en las plazas, todos envueltos con el color de la esperanza, una esperanza que nunca perdieron y que hoy les retribuyó con un boleto al máximo circuito.

Se acabó la maldición del “subcampeonísimo”. Esta vez los Esmeraldas fueron una aplanadora de principio a fin, aunque sufrieron de más en el partido de ida por el ascenso ante un Correcaminos que, por su parte, buscaba por segundo año consecutivo un lugar en el Olimpo. No se pudo, León fue más en la vuelta… mucho más.

Con un fútbol sobresaliente, con jugadores entregados y con un técnico capaz como Gustavo Matosas, La Fiera rugió fuerte toda la temporada regular donde no perdió ni un solo partido. Y la gente, esa gente que no se cansó de apoyar y de llenar el Camp Nou, dejó en claro que una plaza cien por ciento futbolera no se merece estar sin un equipo en la primera.

El 5-0 sobre Tamaulipas en el partido de vuelta fue categórico. Una muestra de que el plantel del Bajío no iba a desperdiciar una oportunidad como la que tenía en puerta. Otra vez no. Y a pesar de que su goleador, el uruguayo Nelson Sebastián Maz no estuvo en el césped, el resto de la manada no perdió de vista el objetivo y salió desde el primer minuto a devorar a la presa, comandados por Hernán Burbano y Eisner Loboa, dos colombianos que fueron el dinamo del equipo en todo el torneo.

leon celebra el titulo

Después del triunfo se soltó la algarabía. El estadio fue una ola verde llena de vítores, de papelitos, de matracas, de risas y de llanto. Un día después siguió la fiesta. La ciudad se vistió de verde para ver pasar a sus campeones por el Boulevard Adolfo López Mateos para luego detenerse en la plaza del Centro Histórico, donde miles de aficionados entonaron hasta el cansancio “Camino de Guanajuato”, una de las canciones más populares del inolvidable José Alfredo Jiménez. Las campanas de la Catedral entonces sonaron para redondear una tarde inolvidable.

Ahora es tiempo de mirar al frente. León tiene plantel para encarar el nuevo reto en primera división y lo más plausible sería la continuidad de Matosas en el banco del técnico, a quien corrieron la temporada pasada de los Gallos Blancos de Querétaro. También tendrán encima la presión del porcentaje, arrancan de cero en el fondo de la tabla con Atlas y Querétaro como rivales a superar para salirse de la quema.

Pero mientras tanto hay que disfrutar. Este premio se le había escapado a León y hoy le pertenece. Lo buscaron insistentemente y por fin lo consiguieron, La Fiera por fin rugirá en primera. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes