Pepe Penales. Los Angeles | 18 de noviembre de 2011
 

 

La liguilla es un torneo aparte, dicen, donde el más débil puede hacer la chica y llevarse por delante a los demás. Ha pasado más de una vez.

 

Chivas fue primero y aunque es favorito para vencer a Querétaro en su primera serie, no hay que olvidar la mentada maldición del superlíder.

 

Al menos en La Corregidora, el chiverío no ha perdido desde la temporada 90-91. Pero el 1 de octubre de este año, Gallos Blancos los derrotó 1-0 en el Jalisco. Hay sed de revancha.

 

De la mano de José Saturnino Cardozo, Querétaro no tiene nada qué perder en esta su primer liguilla y van a querer aprovechar la tan cacaraqueada juventud de los tapatíos.

 

Pero es precisamente esta cara nueva que le ha dado resultados a los del “Sheriff” Quirarte. Con dos colmilludos en la zaga como Magallón y Reynoso, y otros que ya tienen sus millas recorridas como el “Pato” Araujo, el “Venado” Medina y hasta Marco Fabián, se las han arreglado para llegar a la cima.

 

Hay que ver si el resto de los jóvenes responde a la hora de la verdad. El otro talón de Aquiles que se asoma por el momento es en la portería, donde Hugo Hernández tendrá que rifársela ante la ausencia por castigo de Luis Michel.

 

Si el Rebaño consigue pasar su primer desafío, le quedan en puerta otros rivales de más kilataje. De las otras llaves el único que no tiene un título ganado es Jaguares.

 

Pero si la lógica se impone, los que podrían seguir en ruta son Cruz Azul, Tigres y Santos. Si esto ocurre, cualquiera de los tres podrían ser un obstáculo demasiado grande para las aspiraciones del Guadalajara, que busca conseguir su doceava corona.

 

Pero queda claro que todos parten de cero y que si Chivas mantiene esa dinámica que los llevó al liderato, y aparecen los goles de Marco Fabián, la “Pinita” Arellano, el “Venado Medina y el “Cubo” Torres, podrían colarse a la final y beberse la copa, una recompensa soñada para el patrón Jorge Vergara, cuya apuesta desde que asumió como mandamás fue precisamente coronarse con jóvenes y jugando a la ofensiva.

 

Así, mientras el acérrimo rival, el de Coapa, se relame las heridas de una temporada para el olvido, Chivas podría campeonar sin invertir millones y echando mano de su cantera. Las ironías de la vida. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes