Pepe Penales. Los Angeles | 1 de junio de 2012

Ya pasaron cuatro años desde que España se coronó por segunda vez en su historia en la Copa Europea de Naciones. Fernando Torres fue el héroe de los ibéricos en la final del 2008 jugada en Viena. Un gol del “Niño” fue suficiente para vencer a Alemania. Después vendría el Mundial.

La Roja quiere más. Con la misma base buscará el triplete: euro-mundial-euro. La defensa es del Madrid, el mediocampo del Barça. Hay uno que otro infiltrado. Si se conectan con los de arriba, cuidado.

De los que aspiran a levantar la copa asusta Alemania, el máximo ganador del torneo con 3. Fuertes, tuzudos, disciplinados… y talentosos. Muller, Kroos, Klose, Ozil, Schweinsteiger, Podolsky. Artillería pesada al frente y un búnker atrás.

Holanda también dice presente. Es uno de los mejores en funcionamiento, no en títulos. En la Euro solo tiene uno, logrado en el 88 con los últimos vestigios del fútbol total de Rinus Michels, y gracias a las tres joyas del Milán: Gullit, Van Basten y Rijkaard. Esta puede ser la buena para la ola naranja.

Francia, Inglaterra e Italia siempre son protagonistas. Los galos tienen un equipo veloz y vertical, aunque lejos del equipo que ganó la copa del 2000 con un Zidane exquisito. Venían de conquistar el Mundial.

Los británicos no lucen tan fuertes, pero son complicados. Italia sufre por el escándalo de partidos arreglados en el calccio. Puede ser una distracción importante. Los dos van por la sorpresa, no por la confirmación.

El resto del pelotón está parejo. Portugal y República Checa se asoman apenas por encima de Suecia y Dinamarca. Los anfitriones pueden ser la piedra en el zapato. A polacos y ucranianos los empuja el orgullo más que el talento. Rusia y Grecia son la incógnita total. No hay que confiarse. Los griegos ya saborearon las mieles del triunfo ante la sorpresa de todos. En el 2004 eran la presa y enseñaron los dientes para llegar a la final y ganarla a Portugal en su propia casa.

Será una lucha sin tregua. Todos apuntan sus baterías a España. Quieren destronarla y ceñirse la diadema. La final se decide el 1 de julio en el estadio Olímpico Nacional de Kiev. Veremos si hay nuevo monarca o si los españoles mantienen la hegemonía. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes