El mérito de España lo comparten técnico y jugadores por igual. El veterano Luis Aragonés supo moldear a un grupo de jóvenes y talentosos jugadores para que vieran en una misma dirección. Inyectó una nueva forma de manejar cancha y balón, dejando atrás la escuela del pelotazo y pasando a mover la de gajos a ras de piso; por eso jugadores como Iniesta, Fábregas, Xavi, Senna, Villa y otros, lucieron en su mejor forma; se sintieron confiados en lo que podían hacer con balón controlado y con atacantes confiables como Güiza y “El Niño” Torres. Desde el arco, Iker Casillas cumplió con creces su labor y le infundió confianza a su zaga.
Los ibéricos no dejaron duda de tener en la mira el título, ganaron sus tres primeros partidos; luego, en semifinales derrotaron a Italia en penales para después deshacerse de los rusos con gran facilidad. En la final, Alemania apeló a su viejo estilo, pero España demostró haber superado viejos vicios y temores y por fin dio el salto que durante 44 años se le había negado. ¿Quién dice que no se pueden ganar grandes cosas jugando bonito? España lo ha hecho.

LDUQ se adueñó de la Libertadores

Los ecuatorianos festejaron al unísono el título conseguido por la Liga, que en serie de penales se impuso al Fluminense de Brasil, en el Maracaná. Un triunfo como éste hay que festejarlo en grande, sobre todo cuando un equipo que no pertenece a los dos grandes gigantes de Sudamérica, lo consigue. Para llegar a la final, los dirigidos por “El Patón” Bauza dejaron en el camino a Estudiantes y San Lorenzo de Argentina, al América de México y al Flu, y demostraron un gran corazón y entrega en cada uno de sus partidos.
Si bien el duelo de vuelta ante los brasileños lo perdieron 3-1, les bastó su gane como local para definir la Copa en serie de penales. Allí surgió enorme la figura del meta José Francisco Cevallos, quien detuvo tres de los cuatro tiros de los locales y le dio a todo un pueblo la alegría de haber realizado una hazaña histórica. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes