Se vale soñar, ¿no? Sería un sueño hecho realidad para los aficionados a la pelota caliente del Sur de California, el que sus equipos representativos dirimieran el “Clásico de Otoño”. Imagínese los titulares previos al inicio de la Serie Mundial.

Y se puede dar, claro, primero tienen que ganar sus juegos de playoffs. En el papel los “Estibadores” la tienen más sencilla (hasta el cierre de edición tenían en la lona a los Cardenales de San Luis), ya que de ganarle a San Luis, luego tendrían que hacer lo propio ante los Rockies de Colorado o los Filis de Filadelfia, cuadros que no hay que subestimar pero que están en igualdad de circunstancias que los Dodgers.

A pesar de que los actuales campeones Filis quieren refrendar su título, veo más peligrosos a los Rockies, que si pasan a la siguiente ronda podrían ser la piedra en el camino para los de Los Angeles. No hay que olvidar que durante toda la temporada le pisaron los talones a lo angelinos.

La otra llave estará más difícil, los Angelitos de Anaheim tienen a dos monstruos enfrente; primero se tienen que deshacer de los Medias Rojas (equipo que ya los ha eliminado en postemporada) para luego medirse a los Yankis de Nueva York, que de seguro despacharán a los Mellizos de Minesotta en su serie divisional. Ese será el reto a vencer para los del Condado de Orange; si vencen a los de Boston, llegarán motivados para enfrentar a Nueva York. Se ve difícil pero no imposible, aunque no hay que dejar de lado que los “Mulos de Manhattan” fueron el equipo con más triunfos en la temporada y de que cuentan con un equipo balanceado y con grandes nombres.

Así las cosas, y como en esto del béisbol no hay nada escrito, hay probabilidades de que el próximo 28 de octubre estemos oyendo el clásico grito de play ball! en el Edison Field de Anaheim, lugar donde si pasaran los Angelitos, se llevaría a cabo el primero juego de la final de campeonato.

Esta sería una Serie Mundial para la historia, ya que nunca estos dos equipos se han enfrentado en una final de temporada. Qué bonita final sería, con los estadios de ambos equipos pletóricos de aficionados ataviados con los colores de sus escuadras, azul por un lado y rojo por el otro, incluyendo un gran porcentaje de hispanos que gustan de este emblemático deporte estadounidense. Se vale soñar…

Díganos su opinión. Escriba a: [email protected] ó 1 (800) 242-2527.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes