Y aunque no ha crecido de forma exponencial la presencia de mexicanos en la NFL pese a tanta popularidad, hay un elemento nuevo que puede cambiar en cierta manera el escenario. Se trata de Mark Sánchez, un joven californiano de origen mexicano, que comenzó a ganar popularidad como mariscal de campo de los USC Trojans de Los Angeles.

Ahora, ha sido contratado por los Jets de Nueva Jersey, entrando de lleno en la liga de fútbol más importante del mundo y logrando su primer contrato como profesional, en una ficha que podría rondar los 60 millones de dólares. Será la referencia de un equipo con aspiraciones a alcanzar la Super Bowl y conquistar un título que no ganan desde 1968.

Sánchez, de 22 años y salido de la universidad de sus amores, la del Sur de California (USC), se convertirá en el jugador mejor pagado en la historia de los Jets pese a su juventud. También sorprende el factor de la falta de continuidad, ya que no siempre fue titular con su equipo universitario. Sin embargo, fue la gran figura del equipo en el partido del Rose Bowl que ganaron frente a Penn State, dejando la marca de los suyos en un notorio 14-2.

Ese partido le permitió que fuese seleccionado con el número cinco en el pasado sorteo universitario para convertirse en el mariscal que luche por el puesto de titular que dejó vacante el mítico y legendario Brett Favre tras tomar la decisión de retirarse.

Sánchez es joven y tiene una prometedora carrera por delante. Sabe que todos los ojos estarán puestos en él, un joven que pese a ser nacido en Estados Unidos y estar asimilado a la cultura estadounidense, no ha dudado en hacer guiños a sus orígenes latinos, jugando incluso con un protector dental con los colores de la bandera mexicana. Por eso y por su talento, será una de las referencias a seguir entre los hispanos.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes