La salida de Owens deja un enorme hueco en los receptores, donde Roy Williams, Patrick Crayton y Miles Austin, buscarán llenar ese agujero, sin que ninguno de ellos haya demostrado ser capaz de lograrlo.

El lado positivo para Dallas, es que Romo podrá asumir el papel del líder de vestidor, algo que le era imposible con una presencia como la de T.O.

En los juegos de la pretemporada, Romo ha repartido la pelota entre muchos receptores y se ha apoyado en sus corredores, Marion Barber y Felix Jones, quienes han lucido sólidos hasta ahora.

Dallas usará muchas formaciones con doble ala cerrada para sacarle jugo a su estelar, Jason Witten, y también al jugador de segundo año, Martellus Bennett, quien podría ser una revelación.

A la defensiva, los Vaqueros se ven sólidos, especialmente en los linebackers, donde brilla intensamente DeMarcus Ware, quien junto con Bradie James y el recién llegado Keith Brooking, conforman un cuerpo de miedo.

Al igual que en años anteriores, el problema parece ser en la secundaria, especialmente en los profundos, donde sólo Ken Hamlin está probado, pero viene de una mala temporada.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes