Este es uno de los grupos más apretados con Alemania, una de las favoritas para ganar el Mundial; Portugal y Cristiano Ronaldo; la poderosa selección de Ghana y Estados Unidos, con mucho que ganar y poco que perder

Siempre con el eterno Landon Donovan a la cabeza (que de último momento fue borrado de la lista de convocados), Estados Unidos ve poco a poco cómo va creciendo su cultura futbolística a medida que sus participaciones en los mundiales y sus resultados van consiguiendo logros más elevados.

Siendo un fijo desde el mundial de Italia en 1990, todo sea dicho, favorecido por una débil CONCACAF, la selección norteamericana se ha ido filtrando progresivamente en fases más avanzadas en competiciones internacionales, destacando los cuartos de final alcanzados en el mundial de Alemania en 2006 o la final en la copa Confederaciones de Sudáfrica en 2009 que perdió contra Brasil.

Pero esta vez el caprichoso bombo no invita al optimismo. Portugal y Alemania parecen, a priori, inamovibles en las dos primeras plazas del grupo, cada uno que les coloque en el orden que quiera. Pero el bombo, tan cruel en la selección de naciones a enfrentar, ha sido  benévolo  con el orden de disputa de los partidos.

Esto es, la primera jornada del grupo G nos trae un Alemania-Portugal y un Estados Unidos-Ghana. Una victoria en el partido de inauguración para los norteamericanos significaría que podría estar a tan solo un empate de clasificarse para el siguiente grupo en caso de que el otro resultado del grupo fuese ganado por uno de los dos equipos.

Otra noticia para el optimismo: el cruce de octavos. Cualesquiera que sean las selecciones clasificadas, tendrán los octavos de final más sencillos, a priori. El cuadro los empareja con los dos primeros clasificados del grupo H, formado por Rusia, Corea del Sur, Bélgica y Argelia, equipos sin duda de calidad, pero cuya tradición futbolística no asusta y sus logros dejan bastante que desear. Lo dicho: difícil, sí, pero no tanto. EC

SHARE

Más artículos de interes