El conjunto de Reinaldo Rueda espera repetir su actuación en Alemania, donde rozaron la proeza frente a Inglaterra en octavos de final

Pase lo que pase, Ecuador pensará en Christian “El Chucho” Benítez, el delantero que perdió la vida el año pasado de un ataque al corazón con solo 27 años. Es la baja más sensible de un conjunto que vuelve a una cita mundialista con toda la ilusión tras no poder estar en Sudáfrica. Los ecuatorianos, de la mano del técnico colombiano Reinaldo Rueda, esperan repetir el éxito de Alemania 2006 pasando la primera fase

Ecuador aspira a repetir el éxito de hace ocho años de superar un grupo muy similar al que tendrá en Brasil con una ‘grande’ (Alemania), una europea de nivel medio (Polonia) y un equipo de la Concacaf (Costa Rica). Sus victorias ante polacos y ‘ticos’ le dio el billete, pese a perder con la anfitriona, y en el cruce, sólo un gol de falta de David Beckham impidió que pudiesen dar la sorpresa.

De nuevo con un seleccionador colombiano, como en las dos anteriores clasificaciones mundialistas (Corea/Japón 2002 y Alemania) con Hernán Darío Gómez y Luis Fernando Suárez, Ecuador regresó a la máxima cita del fútbol de selecciones de la mano de un Rueda que ya se convirtió en héroe para Honduras tras lograr meter en Sudáfrica al combinado catracho.

El colombiano tendrá que sacar adelante un grupo en el que tiene posibilidades. En principio, Francia apunta a ser la primera de grupo por historial y equipo, aunque el resto está abierto para el conjunto sudamericano.  Y es que, los de Rueda se medirán primero a Suiza, después a Honduras y por último a Francia. Un resultado positivo ante los suizos, que podrían ser tres puntos por lo incierto siempre de un partido inaugural, y una victoria ante la ex del propio Reinaldo, podría suponer un billete para octavos antes de enfrentarse al rival más complicado.

Francia, por su parte, llega a Brasil con la ganas de despertar de su letargo de los últimos años, con Frank Ribery como gran estrella aunque en un momento bajo tras su lesión y el golpe anímico de no haber podido acercarse al Balón de Oro, que finalmente se terminó por llevar Cristiano Ronaldo.

Su clasificación con lo justo en la repesca ante Ucrania invita a pensar que su camino no será muy extenso en Brasil, aunque mantienen sus opciones abiertas.

Más modesta es la meta de Honduras, que espera poder superar su histórica presencia en Sudáfrica con, al menos, un gol. En su anterior participación, no lograron una sola victoria ni ver puerta, aunque ahora con Luis Fernández Suárez como técnico, el colombiano que llevó a Ecuador hasta Alemania, esperan en hacer un mejor papel y complicarle las cosas a sus compañeros de grupo. EC

SHARE

Más artículos de interes