La carrera de maestro puede ser una buena elección, además, hay ayuda para prepararse

De acuerdo a una encuesta reciente de la Universidad de Phoenix, uno de cada tres maestros de kínder al doceavo grado de todo el país, dice haber cambiado de carrera para unirse a la profesión de docente.

A la pregunta de por qué tomaron la decisión de ser maestros, citaron las siguientes razones: porque siempre quisieron enseñar (36 por ciento), para darle un giro a su vida, (31 por ciento) y para tener horarios más flexibles (23 por ciento).

“En un momento en que el ambiente educativo se enfrenta con la escasez de maestros, es fundamental construir una oleada de educadores con talento y comprometidos a preparar a los estudiantes para el éxito“, dijo la Dra. Pamela Roggeman, de la Facultad de Educación de la Universidad de Phoenix.

“Aquellos que cambiaron de carrera para ingresar a la enseñanza tienden a llevar consigo conocimientos distintos y otras habilidades adquiridas en sus trabajos anteriores, lo que a menudo mejora la experiencia de aprendizaje del estudiante”, dijo Roggeman.

La Dra. Roggeman ofrece cuatro consejos para estar mejor preparado para una carrera como maestro:

1. Busque un programa de preparación. Esto ayudará a los educadores a crecer y refinar su arte, algo que será muy útil para el éxito a largo plazo en el salón de clases, y que es especialmente beneficioso durante los primeros años en la profesión.

2. Elija una escuela que ofrezca programas de inducción diseñados para apoyar a los maestros de primer y segundo año en áreas críticas para el éxito a largo plazo. Esto puede incluir sobre cómo dirigir un salón de clases, cómo planificar las lecciones para los alumnos y todas las habilidades esenciales que necesita cualquier educador.

3. Busque un sistema de apoyo personal y profesional. Puede ser un colega que ya tenga años de experiencia o tal vez el apoyo de una organización profesional. Un educador experimentado que proporciona retroalimentación regular puede ayudar a los nuevos profesores a sentirse más cómodos y ser más eficaces.

4. Finalmente, si escucha el llamado de la docencia, responda. Haga la diferencia. Conviértase en maestro. EC 

Con información de NAPS

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes