Hay estrategias fáciles de seguir en casa o al ir de compras que pueden evitar el desperdicio de alimentos en los Estados Unidos

La compra de alimentos a granel y los platos rebosantes que se venden en muchos restaurantes es motivo para que haya un desperdicio de alimentos a gran escala. De hecho, los estadounidenses desechan más de 133 mil millones de libras de alimentos no comidos cada año. Para ayudarle a aprovechar mejor el dinero que gasta en alimentos, entender las etiquetas de vencimiento y reducir el desperdicio de alimentos, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) comparte los siguientes consejos y recursos:

En la tienda de comestibles o el supermercado

• Antes de ir al supermercado a comprar alimentos, haga una lista de compras. Cuando esté en la tienda, compre solamente lo que esté en esa lista o alguna otra cosa que realmente necesite. Tenga en cuenta la fecha de vencimiento de lo que compra.

• Compre frutas o verduras «deformes» que suelen quedarse en las tiendas por sus imperfecciones, pero que no están dañadas o podridas.

En la cocina: almacenamiento y preparación

• Verifique el control de temperatura de su refrigerador. Para conservar los alimentos en buen estado, mantenga la temperatura a 40º F o menos. La temperatura del congelador debe ser de 0º F.

• ¡Use el congelador! El congelamiento es una excelente forma de almacenar la mayoría de los alimentos para que conserven la calidad hasta que usted decida comerlos. Congele en porciones y use bolsas de cierre hermético. 

• Familiarícese con las fechas de las etiquetas de los alimentos empaquetados. Estas son las estimaciones de los fabricantes sobre las fechas en que los alimentos estarán en su mejor nivel de calidad y sabor; y, si se los almacena adecuadamente antes y después de abrirlos, la mayoría de los alimentos seguirán estando en buenas condiciones para comerlos aun después de que haya pasado la fecha de vencimiento. Sin embargo, si un alimento muestra signos de descomposición, como cambios en el color, la consistencia o la textura, o si huele mal, deséchelo.

En el hogar y en la comunidad: cocinar y donar alimentos

• Utilice frutas y verduras «deformes» para preparar licuados o batidos y sopas saludables para sus amigos o su familia. ¡Nadie notará la diferencia!

• Sea creativa/o. Invente platillos y aperitivos nuevos con sobras de comida y productos que piense que pronto se echarán a perder. 

• Acérquese a bancos de alimentos locales, organizaciones de recolección de alimentos, despensas y refugios para donar la comida extra que tenga disponible. EC

Con información de PR Newswire

Anuncios de interés en Los Ángeles