El mofle o silenciador, absorbe estas ondas de presión y reduce el ruido de forma considerable. Algunos vehículos tienen dos mofles, montados uno detrás del otro. El segundo, llamado resonador, se encarga de absorber las frecuencias de ruido que el primero no alcanza a eliminar.

El agua de las calles y carreteras corroe la parte exterior del sistema de escape; el agua y los vapores de la combustión hacen lo mismo con la parte interna del sistema, pero cuando éste está muy caliente, los vapores salen por el tubo de cola, causando mínimos daños. Como el sistema de escape se calienta del motor hacia atrás, las partes más alejadas del motor son los que se corroen primero. En un vehículo que solamente se utiliza para recorridos cortos el mofle se corroerá más rápidamente, por lo que habrá de reemplazarlo con más frecuencia que el de un auto que se usa para recorridos largos. Los componentes de acero inoxidable son los más duraderos, aunque son más costosos. Los que están recubierto con aluminio son una opción más económica.

Cómo detectar fallas en el sistema de escape
Un silbido, retumbo o traqueteo debajo del vehículo son claro indicativo de que el sistema está dañado. Una fuga pequeña no produce mucho ruido, pero en cambio expulsa monóxido de carbono, un peligroso gas incoloro y sin olor que produce dolor de cabeza, disminución de visibilidad, sueño, reflejos lentos, náuseas, inconsciencia e incluso la muerte.

Las fallas del motor se pueden detectar al observar y escuchar el sistema de escape: un tono irregular puede deberse a defectos de encendido o a un mal ajuste del carburador (en autos que lo tengan). El humo negro en el escape indica una mezcla de gasolina muy rica o fallas en el sistema de inyección de aire. La salida de humo azul intenso al acelerar el auto revela que está pasando aceite a la cámara de combustión porque las guías de las válvulas o los anillos del pistón se han desgastado. El humo en el escape también puede deberse a que las mangueras de vacío succionan el líquido de los frenos o el de la transmisión automática hacia el múltiple de admisión. Por último, el humo blanco indica fuga del líquido de enfriamiento.

Para tener en cuenta: El convertidor catalítico que poseen la mayoría de autos reduce la emisión de contaminantes. Los gases de combustión calientes atraviesan una capa de cuentas de cerámica con revestimiento de platino que oxidan el monóxido de carbono y los hidrocarburos sin quemar, y los convierten en bióxido de carbono y agua. Los modelos recientes tienen un catalizador de triple acción que reduce también la emisión de óxidos de nitrógeno.

Para comentarios: [email protected] ó 1-800-242-2527.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes