Como resultado, cada vez más personas están buscando deshacerse del arrendamiento (lease) de su auto; detienen el momento de adquirir un auto Nuevo; u optan por la compra de uno usado en lugar de uno nuevo. Y con los precios de la gasolina por las nubes, habrá más demanda (y probablemente menos oferta) de autos compactos y autos híbridos.

Encuentre el mejor valor posible

Con lo anterior en mente, los expertos ofrecen los siguientes consejos:
• Para empezar, es importante considerar e investigar todos los factores, incluyendo las tasas de interés, los términos del préstamo y el costo del combustible, antes de determinar la compra de un auto.
• A menos que sea aprobado para recibir cero por ciento en costos de financiamiento, o una tasa de interés muy baja, mantenga el plazo del préstamo lo más corto posible.
• No acepte un préstamo a largo plazo sólo por comprar un auto que no puede pagar. Muchos autos nuevos están siendo financiados por hasta 84 meses, lo que hace que el consumidor termine pagando mucho más de lo que realmente vale el auto.
• Si no tiene buen crédito, trate de incrementar el enganche o considere comprar un auto usado en vez de uno nuevo, esto para reducir su préstamo y hacerlo un mejor candidato a crédito.
• Arriende el auto en vez de comprarlo. Existen contratos de arrendamiento a corto plazo si no se siente seguro acerca de su futura situación económica.
• Adquiera un auto usado certificado. Aunque suelen costar alrededor de $1,500 más que uno no certificado, cuentan con garantía extendida, lo cual lo mantendrá tranquilo en cuanto a su funcionamiento.
• Los autos compactos y los que tiene motores pequeños usan menos combustible y retienen mejor su valor de compra; por ello, adquirir un auto de cuatro cilindros es una opción inteligente.
• Esté alerta por los incentivos y descuentos disponibles. Los vehículos grandes no se están vendiendo bien actualmente debido al costo del combustible, por lo que los fabricantes están alentando al consumidor a que los compre, ofreciéndole generosos incentivos.
• En caso de autos usados, busque uno que no se haya vendido bien. Estos vehículos se devalúan rápidamente y se pueden encontrar opciones muy baratas.
• Considere los costos que genera la compra de un auto, no solamente el precio del vehículo sino también el costo del seguro, de la gasolina y de los servicios de mantenimiento, entre otros.

Para más información visite www.edmunds.com

Contenido cortesía de SPM Wire

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes