Primero fue el masivo retiro temporal de algunos modelos de Toyota, una de las marcas más confiables en el mercado automotriz global. Luego le tocó a Honda anunciar que algunos de sus vehículos necesitan ser revisados y reparados.

Esto sin duda ha sembrado la duda en el consumidor acerca de la supuesta buena calidad de los dos gigantes japoneses.

A principios de febrero Honda activó la voz de alarma anunciando el retiro temporal de 646,000 unidades del modelo Fit en todo el mundo (140 mil en Estados Unidos), a causa de una falla en el interruptor operativo de la ventanilla del conductor.

Según reportes, el problema en estos modelos se debe a que el interruptor maestro se puede sobrecalentar y ocasionar un incendio si entra en contacto con un exceso de líquido, como por ejemplo durante una fuerte lluvia.

Para reparar la falla, Honda piensa instalar una cubierta a prueba de agua para aislar el interruptor.

Ahí no terminó el asunto, días después la misma compañía pidió el retiro temporal a otros 378,758 vehículos. Esta vez el problema radica en el sistema de inflado de las bolsas de aire. Los modelos afectados incluyen algunos Accord, Civic, Odyssey y CRV’s del 2001 y 2002, así como los modelos Acura del 2002. En la lista también aparecen un Pilot y un Acura C, ambos producidos a finales del 2002.

Al parecer, la falla en este caso está en el dispositivo que hace funcionar las bolsas de aire. Cuando éstas se activan pueden hacerlo a demasiada presión, lo que podría fracturar el propio dispositivo y expulsar fragmentos metálicos que hasta el momento han dado como resultado 12 incidentes, entre los que se incluye la muerte de una persona.

Este mismo problema ya había ocasionado dos retiros anteriores, uno en noviembre de 2008 y otro en julio de 2009.

En un comunicado de prensa, la empresa declaró lo siguiente: “Hemos decidido retirar todos los dispositivos de inflado que no superaron en un cien por ciento la inspección automática durante su producción. Esto debido a que no podemos estar absolutamente seguros de que funcionen según lo previsto, a pesar de que las pruebas más recientes han demostrado que trabajan correctamente”.

De esta forma, Honda pone su barbas a remojar luego de que Toyota está encarando varias investigaciones de seguridad realizadas por la NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration).

Si cree que su auto pueda tener este defecto, puede consultarlo en la página web de la compañía www.honda.com o llamar al 1-800-999-1009. Si en lugar de un Honda tiene un modelo Acura, puede llamar al 1-800-382-2238.


Dirija sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes