No todos los hombres, sin embargo, estarán de acuerdo con este padre. Ni tampoco todas las mujeres desearían que “él” estuviera presente al dar a luz. Las razones en contra las hay desde las más absurdas, hasta las más lógicas.

Entre ellas se encuentran las siguientes:
• “Sería degradante para mi esposa”,
• “Un parto es algo muy íntimo para la mujer”;
• “No tendría valor para verla sufrir”;
• “No podría resistir la idea de verla pasar por un trance tan doloroso”.

Las mujeres dicen al respecto: “Tendría que controlarme demasiado sabiendo que él está presente”; “Soy anticuada, y creo que la mujer, en su femineidad, debe conservar algunas cosas como algo misterioso”; y “ése es uno de los encantos que se perdería si mi esposo presenciara el parto”.

¿Qué pasa cuando el padre quiere presenciar el parto y se lo permiten? ¿Cómo se siente después de la experiencia? Un padre presenció el nacimiento de su hija, que tuvo lugar en su propia casa. La decisión de que él estuviera allí, la tomó de acuerdo con su esposa.

 El dice: “Fue algo extraordinariamente estimulante. Una experiencia maravillosa que no me hubiera perdido por nada del mundo. No me puse nervioso; por el contrario, estuve ocupado todo el tiempo y fue mucho mejor que estar esperando afuera con la angustia de no saber que podría estar sucediendo en esos momentos. Y como tenía tanto que hacer, no tuve tiempo ni siquiera de sentirme preocupado.

Al lado de Bárbara, a su cabecera, sosteniendo su mano casi todo el tiempo, ayudando con el oxígeno y el gas, mi presencia allí, creo que le dio un toque íntimo a la ocasión. Ella, conmigo cerca, sintió menos la atmósfera clínica y especializada que caracteriza esos momentos. Cuando supe que mi hija estaba  naciendo, que ya su cabecita aparecía, me alejé de su lado para mirar cómo era.¡Fue algo indescriptible! Mi esposa tuvo más que hacer que yo, pero yo sentí que había compartido con ella el nacimiento de nuestra hija.”

Ella por su parte comentó: “Lo principal para mí fue saber que no estaba sola. Eso sí que me hubiera asustado”.

Así pues, La futura madre será quien tiene la última palabra al respecto.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes