1. El halago. “Pero, ¿cómo puedes saber tantas cosas?” o, “¡Jamás había conocido a nadie que conduzca mejor que tú!”, son argumentos que no fallan. El nunca dudará de su sinceridad y, probablemente, comenzará a mirarla con nuevos ojos. Procure halagarle delante de terceros, la declaración pública de sus virtudes le convencerá de su “absoluta” sinceridad y comenzará a buscar la compañía de quien tan bien le conoce. Preguntar por su infancia, carrera , trabajo y otros, hará que piense ¡Por fin he encontrado a alguien que me comprende! Y su presencia significará una fuerte inyección de moral para su ego.

2. La risa. Uno de los principales atractivos de las personas es la capacidad de hacer reír. Tras una amena charla o una divertida conversación, se pueden disimular muchas imperfecciones estéticas. Demostrar ingenio es una prueba de inteligencia ante la cual no se resiste ningún hombre que valga la pena. Un chiste a tiempo, un juego de palabras sobre la marcha o una actitud aguda ante la vida, suele dejar curiosamente noqueado a los hombres de más alto coeficiente intelectual, quienes apreciarán su sensibilidad mental en lo que vale.

3. Los celos. No se trata precisamente del juego más limpio, pero seducción es seducción y aquí como en la guerra, todo se vale. Además, quien no lo haya utilizado que “tire la primera piedra”. Algunos hombres sólo comienzan a interesarse cuando descubren que usted es capaz de levantar la pasión  de un tercero.

4. La indiferencia. Ser dura e inaccesible resulta para muchos un estímulo en el juego de la seducción. Mos-trarse inalcanzable  hace que la convierta en un reto que no despreciará ningún valiente. Procure intercalar algún gesto cálido entre tanta indiferencia para tentarle aún más, pero regrese a su pedestal cuando él empiece a pensar que la tiene fácil. Hágase del rogar. Pero es importante que sepa controlar el juego.

5. La eficacia. Cuidar hasta el más mínimo detalle, mostrar su lado más práctico y demostrar que está preparada para la vida moderna, es la faceta más fría de la seducción, pero ante ello pocos hombres dejan de quedarse admirados. Permita que se dé cuenta de que no sólo resuelve en forma maravillosa su vida, sino que está bien capacitada para resolver la de cualquier otro.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes