Con algunos favoritos eliminados y la rebelión de algunos supuestos débiles, la primera ronda del Mundial ha dejado buenas sensaciones… y lo que falta

No hubo un round de estudio, como en el box. El Mundial arrancó a tambor batiente, de frente y sin contemplaciones. El campo de batalla fue arrojando sus primeras bajas, algunas que no se tenían presupuestadas.

El primer golpe mortal fue el que le dieron a España, que ya no se levantó del 5-1 que le propinó Holanda. Chile la remató y la mandó de vuelta a casa. Adiós a una época gloriosa del mejor fútbol en los últimos años. El recambio no llegó a tiempo en la “Furia” y lo pagó caro. Pero hay que agradecerle a los ibéricos el arte y la magia del saber jugar, del traslado del balón, del tiki taka, de demostrar que el talento no pasa por la fuerza ni el tamaño, sino por tratar a la pelota con cariño y con justicia.

Dejando de lado el pesar de equipos como España e Inglaterra, ambos eliminados, el torneo ha dejado buenas sensaciones, sobre todo para los equipos de este lado del charco. Los llamados débiles han dado la nota. Costa Rica es pura vida con su clasificación a octavos, en un grupo bravísimo donde puso a sus pies a charrúas e ingleses. México fue portada en todo el mundo con su empate ante el súper favorito Brasil, con un Ochoa superlativo. Uruguay es puro sentimiento, es garra, es orgullo, es delirio. Luis Suárez es de otro planeta, pero llora y se emociona igual que los terrícolas. Colombia se ha disparado como serio contendiente en el grupo C, gracias a su fútbol alegre y efectivo, y al despertar de jugadores como James Rodríguez, Cuadrado, Quintero y Teo Gutiérrez.

Otra sorpresa tempranera ha sido la propuesta de los equipos. La mayoría ya no busca el puntito para ir avanzando a tientas. Hemos visto duelos trabados, pero sin renunciar a buscar el arco enemigo, y de goles, no tardaron en caer algunas joyas, como el “de delfín” de Van Persie ante España o la impresionante volea del australiano Tim Cahill ante la propia Holanda. Hasta ahora la fiesta tiene ambiente. Veremos si se pone mejor. EC

Compartir

Más artículos de interes