Por primera vez, los hispanos superan en el censo a la población de origen anglosajón, una tendencia que los expertos creen que se dará en el resto del país

Los demógrafos sabían que era cuestión de tiempo. De hecho, esperaban que sucediera antes, pero el lento crecimiento de población en California ha evitado que se proclame lo que ya es un hecho: que los latinos sean mayoría. De acuerdo a los datos del censo, la personas de origen hispano son más que los de raza anglosajona por primera vez en la historia, 14,99 millones de ciudadanos frente a los 14,92 millones de blancos en el estado dorado.

De esta forma, California se ha convertido en el tercer estado —después de Nuevo México y Hawaii— donde la mayoría de sus habitantes no es de origen anglosajón, un cambio de cara en la primera potencia mundial que promete acentuarse con el paso de los años. La proliferación de empresas hispanas, que actualmente crecen tres veces más rápido que la media nacional, es un motivo de peso para pensarlo.

Con los últimos datos en la mano, la población de hispanos en Estados Unidos ya es de 55,4 millones de dólares, con California y el condado de Los Angeles como las regiones con más latinos del país. No solo eso. La media de edad también es considerablemente más baja entre los inmigrantes y los hijos de inmigrantes, de 29 a 45 en comparación con la tradicional mayoría de raza blanca.

Todo ello pese a que el flujo de inmigrantes ilegales procedentes de México y otros países latinoamericanos ya no es lo que era hace dos décadas. Las condiciones para conseguir trabajo sin papeles en EEUU se han endurecido, algo que, unido a las políticas de seguridad en la frontera con México, han frenado esa parte del dominio hispano.

Sin embargo, las segundas y terceras generaciones no han parado de crecer hasta en un 57 por ciento desde el año 2000. En ese entonces eran tan solo 35,3 millones de latinos. Hoy en día sobrepasan los 55 millones.

“Esto significa una especie de reconocimiento estadístico de algo que ha estado por pasar desde hace una generación”, señaló Roberto Suro, especialista en inmigración de la Universidad del Sur de California (USC). Señala además que lo que está ocurriendo en California es solo un anticipo de lo que terminará por suceder en el resto del país. EC

Más artículos de interes