Este fin de semana se juega la última jornada de la Liga MX, en la que seis equipos lucharán por lograr uno de los 4 boletos disponibles

Como siempre, muchos equipos esperan hasta el último momento para meter toda la carne al asador, esperando conseguir en un solo partido un boleto a la liguilla del fútbol mexicano.

Los cuatro de más arriba ya hicieron la tarea y son prácticamente inamovibles. Las Aguilas tienen un partido complicado ante los Rojinegros del Atlas, pero su liderato está amenazado no por los del Paradero, sino por los Diablos Rojos del Toluca, que con un triunfo en casa de Tigres los colocaría en el tope de la tabla, aunque esto a priori parece color de hormiga. Todo pinta para un empate entre felinos y pingos, así los de Coapa no bajarían de su pedestal.

Son los 4 boletos restantes los que importan. Hay 6 equipos armados hasta los dientes para luchar por un lugar en la fiesta grande. Viendo el calendario de cada uno, la cosa pinta mejor para Chiapas, Monterrey, Pachuca y Santos. León y Pumas la tienen más complicada, aunque de estos dos los Esmeraldas tienen una propuesta más ofensiva y si se cuelan podrían ser sumamente peligrosos. La temporada pasada, la Fiera se coló como octavo y terminó levantando la copa. En esta ocasión tienen que ganarle a Xolos en la perrera y esperar descalabros o empates de Santos y Pachuca; difícil pero no imposible para los del Bajío.

El otro que da espectáculo es Santos. Le ha ido algo mal esta campaña pero siempre juega a ganar. Si le gana al errático Puebla en el Cuauhtémoc, podría meterse en octavo lugar. Los Tuzos, por su parte, tienen la clasificación en sus manos. Les toca recibir a Veracruz y si todo sale según lo previsto, estarían en la lista de invitados.

Pumas ve de lejos un horizonte cuesta arriba, pero no es que matemáticamente pueda conseguir su boleto, sino la forma en que están jugando. Los del Pedregal cierran en casa, donde nomás no ganan, ante Monterrey. Pero además, su pase está condicionado a otros resultados.

Lo que todos queremos es que los ocho finalistas se dejen de partidos amarretes y conservadores. ¿Es mucho pedir? EC 

Compartir

Más artículos de interes